x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Apocalipsis 18:14 - Traducción en Lenguaje Actual

Apocalipsis 18:14

Y le dirán a Babilonia: «Ya no tienes las riquezas que tanto te gustaban; has perdido para siempre todos tus lujos y joyas.»

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Reina Valera 1960

Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás.

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Nueva Version Internacional

Y dirán: "Se ha apartado de ti el fruto que con toda el alma codiciabas. Has perdido todas tus cosas suntuosas y espléndidas, y nunca las recuperarás."

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Nueva Versión Internacional 1999

Y dirán: «Se ha apartado de ti el fruto que con toda el alma codiciabas. Has perdido todas tus cosas suntuosas y espléndidas, y nunca las recuperarás.»

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Biblia de las Americas

Y el fruto que tanto has anhelado se ha apartado de ti, y todas las cosas que eran lujosas y espléndidas se han alejado de ti, y nunca más las hallarán.

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Dios habla hoy

y dirán a la ciudad: "¡Ya no tienes las ricas frutas que tanto te gustaban; para siempre has perdido todos tus lujos y riquezas!"

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Los frutos que tu alma deseaba con lujuria han desaparecido! ¡Todo lujo y extravagancias han sido destruidos, para nunca jamás regresar!

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Nueva Traducción Viviente

«De las delicias que tanto amabas ya no queda nada —claman los comerciantes —. Todos tus lujos y el esplendor se han ido para siempre y ya nunca volverán a ser tuyos».

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - La Biblia del Oso  RV1569

Y las mançanas del deßeo de tu anima ſe apartarõde ti, y todas las coſas grueſas, y excelentes te han faltado: y de aquí adelante ya no hallarás mas eſtas coſas.

Ver Capítulo

Apocalipsis 18:14 - Reina Valera Antigua 1602

Y los frutos del deseo de tu alma se apartaron de ti; y todas las cosas gruesas y excelentes te han faltado, y nunca más las hallarás.

Ver Capítulo