- Anuncios -
x

Biblia Online




Marcos 1 - Biblia Serafín de Ausejo 1975

Predicación de Juan el Bautista

1. Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

2. Según está escrito en el profeta Isaías: He aquí que yo envío ante ti mi mensajero, que preparará tu camino;

3. una voz proclama: preparad en el desierto el camino de Yahveh, trazad rectas sus sendas.

4. Se presentó Juan el Bautista en el desierto predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados.

5. Acudían a él de toda la región de Judea y todos los de Jerusalén, ellos confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río Jordán.

6. Llevaba Juan un vestido de pelo de camello con un ceñidor de cuero a la cintura, y se alimentaba de langostas y de miel silvestre.

7. Y pregonaba: 'Tras de mí viene el que es más poderoso que yo, ante quien ni siquiera soy digno de postrarme para desatarle la correa de las sandalias.

8. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo'.

El bautismo de Jesús

9. Por aquellos días vino Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán.

10. En el momento de salir del agua vio los cielos abiertos y al Espíritu que, como una paloma, descendía sobre él.

11. Y [vino] una voz de los cielos: Tú eres mi Hijo amado; en ti me complazco.

Tentación de Jesús

12. Luego el Espíritu lo empuja al desierto.

13. Permaneció en el desierto cuarenta días y Satanás lo puso a prueba. Estaba entre animales salvajes, y los ángeles le servían.

Jesús principia su ministerio

14. Después de ser encarcelado Juan, se fue Jesús a Galilea, donde proclamaba el evangelio de Dios,

15. diciendo: 'Se ha cumplido el tiempo; el reino de Dios está cerca; convertíos y creed en el evangelio'.

Jesús llama a cuatro pescadores

16. Caminando a lo largo del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que estaban echando las redes en el mar, pues eran pescadores,

17. y Jesús les dijo: 'Seguidme y os haré pescadores de hombres'.

18. Ellos, al instante, dejaron las redes y lo siguieron.

19. Pasando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan, que remendaban las redes en la barca.

20. Los llamó en seguida. Y ellos, dejando en la barca a Zebedeo, su padre, con los jornaleros, se fueron en pos de él.

Un hombre que tenía un espíritu inmundo

21. Llegan a Cafarnaún; y en seguida, apenas entraba en la sinagoga los sábados, se ponía a enseñar.

22. Y se quedaban atónitos de su manera de enseñar, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.

23. Había justamente en aquella sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro que comenzó a gritar:

24. '¿Qué tenemos nosotros que ver contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Yo sé bien quién eres: ¡el Santo de Dios!'.

25. Pero Jesús le increpó 'Cállate y sal de este hombre'.

26. Entonces el espíritu impuro, agitándolo con violentas convulsiones y dando un gran alarido, salió de él.

27. Quedaron todos llenos de estupor, tanto que se preguntaban unos a otros: '¿Qué es esto? ¡Qué manera tan nueva de enseñar: con autoridad! Incluso manda a los espíritus impuros y ellos le obedecen'.

28. Y por todas partes se extendió rápidamente su fama a todos los confines de Galilea.

Jesús sana a la suegra de Pedro

29. En cuanto salieron de la sinagoga, se fueron a la casa de Simón y de Andrés con Santiago y Juan.

30. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y al momento le hablan de ella.

31. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó; se le quitó la fiebre y se puso a servirle.

Muchos sanados al ponerse el sol

32. Llegada la tarde, después de ponerse el sol, le presentaban todos los enfermos y endemoniados.

33. Toda la ciudad se agolpaba ante la puerta.

34. Y curó a muchos pacientes de diversas enfermedades; arrojó también a muchos demonios, pero no les permitía hablar, porque sabían quién era.

Jesús recorre Galilea predicando

35. Por la mañana, muy temprano, antes de amanecer, se levantó, salió, se fue a un lugar solitario y se quedó allí orando.

36. Simón y sus compañeros salieron a buscarlo

37. y, cuando lo encontraron, le dicen: 'Todos te andan buscando'.

38. Él les responde: 'Vámonos a otra parte, a las aldeas vecinas, para predicar también en ellas; pues para eso he venido'.

39. Y se fue por toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando a los demonios.

Jesús sana a un leproso

40. Llégase a él un leproso que, suplicándole y puesto de rodillas, le dice: 'Si quieres, puedes dejarme limpio'.

41. Movido a compasión, extendió la mano, lo tocó y le dice: 'Quiero; queda limpio'.

42. E inmediatamente desapareció de él la lepra y quedó limpio.

43. Luego lo despidió con esta severa advertencia:

44. 'Cuidado con decirle nada a nadie. Eso sí: ve a presentarte al sacerdote y a ofrecer por tu purificación lo que mandó Moisés, para que tengan constancia de ello'.

45. Pero él, apenas salió comenzó a pregonar a voces y a divulgar lo ocurrido, de manera que Jesús ya no podía presentarse en ciudad alguna, sino que se quedaba en las afueras, en lugares despoblados; y aun así acudían a él de todas partes.

Biblia Version de Serafin Ausejo

Copyright © Serafín de Ausejo 1975.