x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Josué 10:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Josué 10:3

Así que Adonisédec envió un mensaje a los reyes Hoham, Piram, Jafía y Debir. Estos eran los reyes de Hebrón, Jarmut, Laquis y Eglón. El mensaje decía:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Reina Valera 1960

Por lo cual Adonisedec rey de Jerusalén envió a Hoham rey de Hebrón, a Piream rey de Jarmut, a Jafía rey de Laquis y a Debir rey de Eglón, diciendo:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Nueva Version Internacional

Por eso Adonisédec envió un mensaje a los siguientes reyes: Hohán de Hebrón, Pirán de Jarmut, Jafía de Laquis, y Debir de Eglón.

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Nueva Versión Internacional 1999

Por eso Adonisédec envió un mensaje a los siguientes reyes: Hohán de Hebrón, Pirán de Jarmut, Jafía de Laquis, y Debir de Eglón.

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Biblia de las Americas

Por tanto, Adonisedec, rey de Jerusalén, envió mensaje a Hoham, rey de Hebrón, a Piream, rey de Jarmut, a Jafía, rey de Laquis y a Debir, rey de Eglón, diciendo:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Dios habla hoy

Por esta razón Adonisédec les mandó el siguiente mensaje a los reyes Hoham de Hebrón, Piram de Jarmut, Jafía de Laquis, y Debir de Eglón:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que Adoni- Tzedek rey de Yerushalayim envió este mensaje a Horam rey de Hevron, a Piram rey de Yarmut, Yafia rey de Lajish y a Devir rey de Eglon:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Nueva Traducción Viviente

Entonces Adonisedec, rey de Jerusalén, envió mensajeros a varios otros reyes: a Hoham, rey de Hebrón, a Piream, rey de Jarmut, a Jafía, rey de Laquis y a Debir, rey de Eglón.

Ver Capítulo

Josué 10:3 - La Biblia del Oso  RV1569

Embió pues Adoni-ſedec rey de Ieruſalem à Oham rey de Hebron, y à Pharan rey de Ierimoth, y à Iaphia rey de Lachis, y à Dabir rey de Eglon, diziendo:

Ver Capítulo

Josué 10:3 - Reina Valera Antigua 1602

Envió pues á decir Adonisedec rey de Jerusalem, á Oham rey de Hebrón, y á Phiream rey de Jerimoth, y á Japhia rey de Lachîs, y á Debir rey de Eglón:

Ver Capítulo