x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Isaías 47:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Isaías 47:10

»A pesar de tu maldad, te sentías segura, porque nadie te llamaba la atención. Tu sabiduría y tus conocimientos te hicieron perder la cabeza, mientras te decías a ti misma: “Yo, y nadie más que yo”.

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Reina Valera 1960

Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más.

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Nueva Version Internacional

Tú has confiado en tu maldad, y has dicho: Nadie me ve. cuando a ti misma te dices: Yo soy, y no hay otra fuera de mí.

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Tú has confiado en tu maldad, y has dicho: “Nadie me ve.”Tu sabiduría y tu conocimiento te engañan cuando a ti misma te dices: “Yo soy, y no hay otra fuera de mí.”

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Biblia de las Americas

Te sentiste segura en tu maldad y dijiste: "Nadie me ve." Tu sabiduría y tu conocimiento te han engañado, y dijiste en tu corazón: "Yo, y nadie más."

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Dios habla hoy

Tú te sentías segura en tu maldad, y pensaste: 'Nadie me ve. ' Tu sabiduría y tus conocimientos te engañaron. Pensaste en tu interior: 'Yo y nadie más que y o. '

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por tu confiada en tu perversión, ° porque dijiste: "yo soy, no hay otra." el conocimiento de estas cosas y tu prostitución, serán tu vergüenza, porque dijiste en tu corazón: "Yo soy, no hay otra."[224]

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Nueva Traducción Viviente

»Te sentías segura en tu maldad. “Nadie me ve”, dijiste. Pero tu “sabiduría” y tu “conocimiento” te han descarriado, y dijiste: “Yo soy la única, y no hay otra”.

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque te confiaſte en tu maldad, diziendo: Nadie me vee. Tu ſabiduria, y tu miſma ſciencia te engañó, à que dixeßes en tu coraçon: Yo, y no mas.

Ver Capítulo

Isaías 47:10 - Reina Valera Antigua 1602

Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y no más.

Ver Capítulo