Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Eclesiastés 2:26 - Traducción en Lenguaje Actual

Eclesiastés 2:26

Cuando Dios quiere a alguien, le da sabiduría y conocimientos, y lo hace estar alegre; en cambio, al que desobedece lo hace trabajar y amontonar mucho dinero, para luego dárselo todo a quien él quiere. ¡Pero eso tampoco tiene sentido! ¡Es como querer atrapar el viento!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Reina Valera 1960

Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Nueva Version Internacional

[2]  En realidad, Dios da sabiduría, conocimientos y alegría a quien es de su agrado; en cambio, al pecador le impone la tarea de acumular más y más, para luego dárselo todo a quien es de su agrado. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Biblia de las Americas

Porque a la persona que le agrada, El le ha dado sabiduría, conocimiento y gozo; mas al pecador le ha dado la tarea de recoger y amontonar para dárselo al que agrada a Dios. Esto también es vanidad y correr tras el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Dios habla hoy

De hecho, Dios da sabiduría, conocimiento y alegría a quien él mira con buenos ojos; pero al que peca le deja la carga de prosperar y amontonar tesoros para luego dárselos a quien él mira con buenos ojos. ¡También esto es vana ilusión y querer atrapar el viento!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Nueva Traducción Viviente

Dios da sabiduría, conocimiento y alegría a quienes son de su agrado; pero si un pecador se enriquece, Dios le quita las riquezas y se las da a quienes lo agradan. Eso tampoco tiene sentido, es como perseguir el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Palabra de Dios para Todos

Además, Dios le da sabiduría, entendimiento y alegría a quien él aprueba. En cambio, al pecador Dios lo hace trabajar para que junte y acumule para luego dárselo a quien Dios aprueba. Por eso acumular riquezas tampoco tiene sentido y es como tratar de atrapar el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Biblia de Jerusalén 1998

Porque Él da sabiduría, ciencia y alegría a quien le agrada; mas al pecador le da como tarea amontonar y atesorar para dejárselo a quien agrada a Dios. También esto es vanidad y atrapar vientos.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pues para el hombre que es bueno a los ojos de Elohim, El da sabiduría, conocimiento y alegría; pero al pecador El da problemas, la tarea de coleccionar y acumular cosas para dejar a aquel que es bueno a los ojos de Elohim. Esto también es vanidad y rebeldía de ruaj.[14]

Ver Capítulo