Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Crónicas 32:26 - Traducción en Lenguaje Actual

2 Crónicas 32:26

Sin embargo, Ezequías y los que vivían en Jerusalén se arrepintieron de su orgullo. Así, mientras Ezequías estuvo con vida, Dios dejó en paz a los habitantes de Judá y Jerusalén.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Reina Valera 1960

Pero Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se humilló, él y los moradores de Jerusalén; y no vino sobre ellos la ira de Jehová en los días de Ezequías.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Nueva Version Internacional

Luego Ezequías, junto con los habitantes de Jerusalén, se *arrepintió de su orgullo, y mientras él vivió, el Señor no volvió a derramar su ira contra ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Biblia de las Americas

Pero después Ezequías humilló el orgullo de su corazón, tanto él como los habitantes de Jerusalén, de modo que no vino sobre ellos la ira del SEÑOR en los días de Ezequías.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Dios habla hoy

Sin embargo, a pesar de su orgullo, Ezequías se humilló ante Dios, y lo mismo hicieron los habitantes de Jerusalén, y el Señor no descargó su ira sobre ellos mientras Ezequías vivió.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Nueva Traducción Viviente

Entonces Ezequías se humilló y se arrepintió de su soberbia, junto con el pueblo de Jerusalén. De modo que el enojo del SEÑOR no cayó sobre ellos durante la vida de Ezequías.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Palabra de Dios para Todos

Pero luego Ezequías dejó el orgullo de su corazón y se humilló junto con los habitantes de Jerusalén. Entonces mientras Ezequías vivió, el Señor no volvió a descargar su ira contra ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Biblia de Jerusalén 1998

Mas después de haberse ensoberbecido en su corazón, se humilló Ezequías, él y los habitantes de Jerusalén; y por eso no estalló contra ellos la ira de Yahvé en los días de Ezequías.

Ver Capítulo

2 Crónicas 32:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero Hizkiyah luego se humilló a sí por su orgullo, ambos él y el pueblo que habitaba en Yerushalayim, así que la ira de YAHWEH no los golpeó durante la vida de Hizkiyah.

Ver Capítulo