x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 38:18 - Reina Valera 1960

Jeremías 38:18

Pero si no te entregas a los príncipes del rey de Babilonia, esta ciudad será entregada en mano de los caldeos, y la pondrán a fuego, y tú no escaparás de sus manos.

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Si no se rinden, entonces el ejército babilonio conquistará la ciudad y le prenderá fuego, y usted no podrá escapar.

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Nueva Version Internacional

Pero si no se rinde ante los jefes del rey de Babilonia, la ciudad caerá bajo el poder de los *caldeos, y será incendiada, y usted no tendrá escapatoria.

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero si no se rinde ante los jefes del rey de Babilonia, la ciudad caerá bajo el poder de los caldeos, y será incendiada, y usted no tendrá escapatoria.”

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Biblia de las Americas

Pero si no te pasas a los oficiales del rey de Babilonia, esta ciudad será entregada en manos de los caldeos; ellos la incendiarán y tú no escaparás de su mano."

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Dios habla hoy

Pero si no te entregas a ellos, los caldeos se apoderarán de la ciudad y le prenderán fuego, y tú no podrás escapar. '

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero si no sales de esta ciudad a las manos de los Kasdim; ellos la quemarán hasta los cimientos; y tú no escaparás de ellos.'" °

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Nueva Traducción Viviente

pero si rehúsas rendirte, ¡no escaparás! La ciudad será entregada en manos de los babilonios y la incendiarán hasta reducirla a cenizas”.

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Mas ſi no ſalieres à los Principes del Rey de Babylonia, eſta ciudad ſerà entregada en mano de los Chaldeos, y meterlahã à fuego, y tu no eſcaparás deſus manos.

Ver Capítulo

Jeremías 38:18 - Reina Valera Antigua 1602

Mas si no salieres á los príncipes del rey de Babilonia, esta ciudad será entregada en mano de los Caldeos, y la pondrán á fuego, y tú no escaparás de sus manos.

Ver Capítulo