Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jueces 9:51 - Dios habla hoy

Jueces 9:51

En medio de Tebes había una torre fortificada, a la cual se retiraron todos los hombres, las mujeres y todos los señores de la ciudad. Cerraron tras sí las puertas y se subieron al techo de la torre.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Reina Valera 1960

En medio de aquella ciudad había una torre fortificada, a la cual se retiraron todos los hombres y las mujeres, y todos los señores de la ciudad; y cerrando tras sí las puertas, se subieron al techo de la torre.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Traducción en Lenguaje Actual

Dentro de la ciudad había una torre muy bien protegida. Todos los hombres y las mujeres de la ciudad se refugiaron allí. Cerraron bien las puertas y se fueron al techo.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Nueva Version Internacional

Dentro de la ciudad había una torre fortificada, a la cual huyeron todos sus habitantes, hombres y mujeres. Se encerraron en la torre y subieron al techo.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Biblia de las Americas

Pero había una torre fortificada en el centro de la ciudad, y todos los hombres y mujeres, todos los habitantes de la ciudad, huyeron allí, se encerraron y subieron al techo de la torre.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Nueva Traducción Viviente

Pero había una torre fuerte dentro de la ciudad, y todos los habitantes, hombres y mujeres, corrieron a refugiarse allí. Se atrincheraron en su interior y subieron al techo de la torre.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Palabra de Dios para Todos

En la ciudad había una gran torre y todos los habitantes de Tebes se encerraron allí y subieron hasta el techo.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Biblia de Jerusalén 1998

Había en medio de la ciudad una torre fuerte, y en ella se refugiaron todos los hombres y mujeres, y todos los señores de la ciudad. Cerraron por dentro y subieron a la terraza de la torre.

Ver Capítulo

Jueces 9:51 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero había una torre fortificada dentro de la ciudad, y todos los hombres y las mujeres tomaron refugio allí, todos en la ciudad. Se encerraron dentro y subieron a la azotea de la to rre.

Ver Capítulo