x

Biblia Online

Anuncios



Gálatas 5 - Biblia Serafín de Ausejo 1975

Estad firmes en la libertad

1. Cristo nos liberó para que vivamos en libertad. Manteneos, pues, firmes; y no os dejéis sujetar de nuevo al yugo de la esclavitud.

2. Soy yo, Pablo, el que os lo dice: si os hacéis circuncidar, Cristo no os servirá para nada.

3. Y otra vez declaro a todo el que se circuncida: que está obligado a guardar toda la ley.

4. Habéis sido desligados de Cristo cuantos pretendéis ser justificados por la ley; habéis caído fuera de la gracia.

5. Pues nosotros, confiados en el Espíritu y procediendo por fe, aguardamos pacientemente la esperanza de la justicia.

6. Porque en Cristo Jesús nada valen ni la circuncisión ni la no circuncisión, sino la fe que actúa por medio del amor.

7. Corríais bien. ¿Quién os paró de repente impidiendo que siguierais la verdad?

8. Esta persuasión no proviene del que os llama.

9. Un poco de levadura hace fermentar toda la masa.

10. Yo confío en el Señor que vosotros no cambiaréis de modo de pensar. Pero el que causa entre vosotros la confusión, quienquiera que sea, cargará con su condena.

11. En cuanto a mí, hermanos, si todavía proclamo la circuncisión, ¿por qué soy perseguido? Entonces, ¡se habría eliminado el escándalo de la cruz!

12. ¡Ojalá se mutilaran también los que os soliviantan!

13. Porque vosotros, hermanos, fuisteis llamados a la libertad. Solamente que esta libertad no dé pretexto a la carne; sino al contrario, poneos, por medio del amor, los unos al servicio de los otros.

14. Pues toda la ley queda cumplida con este solo precepto: el de amarás a tu prójimo como a ti mismo.

15. Si, pues, os mordéis y os devoráis mutuamente, estad atentos, no sea que os destruyáis unos a otros.

Las obras de la carne y el fruto del Espíritu

16. Os digo esto: caminad en el Espíritu, y no dejéis que se cumplan los deseos de la carne.

17. Pues la carne desea contra el Espíritu, y el Espíritu contra la carne. Ambos se combaten entre sí, de suerte que no hacéis las cosas que quisierais.

18. Pero si os dejáis guiar por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

19. Ahora bien, son de sobra conocidas las obras de la carne, a saber: lujuria, impureza, libertinaje,

20. idolatría, hechicería, enemistades, contiendas, celos, animosidades, rivalidades, partidos, sectas,

21. envidias, borracheras, orgías y otras cosas semejantes, acerca de las cuales os prevengo, como ya lo hice antes, que los que las practican no heredarán el reino de Dios.

22. Por el contrario, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, comprensión, paciencia, bondad, fidelidad,

23. mansedumbre, autodominio. Contra tales cosas no hay ley.

24. Los que son de Cristo [Jesús] han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

25. Si vivimos por el Espíritu, caminemos también por el Espíritu.

26. No seamos vanidosos, no nos provoquemos ni nos envidiemos unos a otros.

Biblia Version de Serafin Ausejo

Copyright © Serafín de Ausejo 1975.






Anuncios