Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lucas 8:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Lucas 8:27

Cuando Jesús bajó de la barca, le salió al encuentro un hombre de ese lugar, que tenía muchos demonios. Ese hombre no vivía en una casa, sino en el cementerio, y hacía ya mucho tiempo que andaba desnudo.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Reina Valera 1960

Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Nueva Version Internacional

Al desembarcar Jesús, un endemoniado que venía del pueblo le salió al encuentro. Hacía mucho tiempo que este hombre no se vestía; tampoco vivía en una casa sino en los sepulcros.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Biblia de las Americas

y cuando El bajó a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído por demonios, y que por mucho tiempo no se había puesto ropa alguna, ni vivía en una casa, sino en los sepulcros.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Dios habla hoy

Al bajar Jesús a tierra, salió del pueblo un hombre que estaba endemoniado, y se le acercó. Hacía mucho tiempo que no se ponía ropa ni vivía en una casa, sino entre las tumbas.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Nueva Traducción Viviente

Mientras Jesús bajaba de la barca, un hombre que estaba poseído por demonios salió a su encuentro. Por mucho tiempo, había estado desnudo y sin hogar, y vivía en un cementerio, en las afueras de la ciudad.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Palabra de Dios para Todos

Cuando Jesús bajó a tierra, se encontró con un hombre que venía del pueblo. El hombre estaba poseído por unos demonios. Hacía mucho tiempo que andaba desnudo y no vivía en ninguna casa, sino entre las tumbas.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Biblia de Jerusalén 1998

Al saltar a tierra, vino de la ciudad a su encuentro un hombre, poseído por los demonios, y que hacía mucho tiempo que no llevaba vestido, ni moraba en una casa, sino en los sepulcros.

Ver Capítulo

Lucas 8:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

Al Yahshúa salir a tierra, un hombre del pueblo, el cual tenía demonios, vino a su encuentro. Por mucho tiempo ya no usaba ropas; y vivía, no en una casa, sino en las cuevas de sepultura.

Ver Capítulo