x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 9:21 - Traducción en Lenguaje Actual

Jeremías 9:21

“La muerte entró a nuestros palacios; se metió por nuestras ventanas, y mató a los niños que jugaban en la calle y a los jóvenes que se reunían en las plazas.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Reina Valera 1960

Porque la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, para exterminar a los niños de las calles, a los jóvenes de las plazas.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Nueva Version Internacional

"La muerte se ha metido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios; ha eliminado en las calles a los niños, y en las plazas a los jóvenes.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Nueva Versión Internacional 1999

«La muerte se ha metido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios; ha eliminado en las calles a los niños, y en las plazas a los jóvenes.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Biblia de las Americas

Porque la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios, exterminando a los niños de las calles, a los jóvenes de las plazas.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Dios habla hoy

"La muerte entró en nuestros hogares, llegó a nuestros palacios; mata a los niños en las calles y a los jóvenes en las plazas.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Kadosh Israelita Mesiánica

"La muerte ha entrado por nuestras ventanas, ha entrado en nuestra tierra, ° ha cortado a niños dentro, y a los jóvenes en las calles."

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Nueva Traducción Viviente

Pues la muerte se ha deslizado a través de nuestras ventanas y ha entrado a nuestras mansiones. Ha acabado con la flor de nuestra juventud: los niños ya no juegan en las calles, y los jóvenes ya no se reúnen en las plazas.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque la muerte hà ſubido por nueſtras ventanas, hà entrado en nueſtros palacios para talar los niños de las calles, los mancebos de las plaças.

Ver Capítulo

Jeremías 9:21 - Reina Valera Antigua 1602

Porque la muerte ha subido por nuestras ventanas, ha entrado en nuestros palacios; para talar los niños de las calles, los mancebos de las plazas.

Ver Capítulo