Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 8:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Hechos 8:3

Mientras tanto, Saulo seguía maltratando a los miembros de la iglesia. Entraba a las casas, sacaba por la fuerza a hombres y mujeres, y los encerraba en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Reina Valera 1960

Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Nueva Version Internacional

Saulo, por su parte, causaba estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Biblia de las Americas

Pero Saulo hacía estragos en la iglesia entrando de casa en casa, y arrastrando a hombres y mujeres, los echaba en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Dios habla hoy

Mientras tanto, Saulo perseguía a la iglesia, y entraba de casa en casa para sacar a rastras a hombres y mujeres y mandarlos ala cárcel. [1]

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Nueva Traducción Viviente

Y Saulo iba por todas partes con la intención de acabar con la iglesia. Iba de casa en casa y sacaba a rastras tanto a hombres como a mujeres y los metía en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Palabra de Dios para Todos

También Saulo estuvo de acuerdo con el asesinato de Esteban. Unos hombres temerosos de Dios enterraron a Esteban y lloraron mucho por él. A partir de ese día empezó una gran persecución contra los creyentes de Jerusalén. Saulo también trataba de destruir al grupo, entraba casa por casa, sacaba tanto a hombres como a mujeres y los metía en la cárcel. Todos los creyentes huyeron a diferentes lugares de Judea y Samaria. Sólo los apóstoles se quedaron en Jerusalén.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Entretanto Saulo hacía estragos en la Iglesia; entraba por las casas, se llevaba por la fuerza hombres y mujeres, y los metía en la cárcel.

Ver Capítulo

Hechos 8:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero Shaúl se dispuso a destruir la Asamblea Mesiánica; entrando casa por casa, arrastraba a ambos hombres y mujeres, y los entregaba para ser puestos en prisión.

Ver Capítulo