x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Hebreos 7:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Hebreos 7:3

Nadie sabe quiénes fueron sus padres ni sus antepasados, ni tampoco cuándo o dónde nació y murió. Por eso él, como sacerdote, se parece al Hijo de Dios, que es sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Reina Valera 1960

sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Nueva Version Internacional

No tiene padre ni madre ni genealogía; no tiene comienzo ni fin, pero a semejanza del Hijo de Dios, permanece como sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Nueva Versión Internacional 1999

No tiene padre ni madre ni genealogía; no tiene comienzo ni fin, pero a semejanza del Hijo de Dios, permanece como sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Biblia de las Americas

sin padre, sin madre, sin genealogía, no teniendo principio de días ni fin de vida, siendo hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote a perpetuidad.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Dios habla hoy

Nada se sabe de su padre ni de su madre ni de sus antepasados; ni tampoco se habla de su nacimiento ni de su muerte; y así, a semejanza del Hijo de Dios, es sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

No hay un registro de su padre, madre, antepasados, nacimiento o muerte; más bien, como el Hijo de YAHWEH, continúa como Kohen a perpetuidad.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Nueva Traducción Viviente

No hay registro de su padre ni de su madre ni de ninguno de sus antepasados; no hay principio ni fin de su vida. A semejanza del Hijo de Dios, sigue siendo sacerdote para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - La Biblia del Oso  RV1569

Sin padre, ſin madre, ſin linage: que ni tiene principio de dias, ni fin de vida: mas hecho ſemejante àl Hijo de Dios ſe q̃da Sacerdote eternalmente.

Ver Capítulo

Hebreos 7:3 - Reina Valera Antigua 1602

Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Ver Capítulo