Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Daniel 9:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Daniel 9:18

¡Escúchame, Dios mío! ¡Mira cómo ha quedado destruida la ciudad donde te adoramos! ”Si te pedimos esto, no es porque creamos que somos buenos, ni porque creamos merecer lo que te pedimos. Lo hacemos porque creemos que tú eres muy compasivo y bondadoso.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Reina Valera 1960

Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Nueva Version Internacional

Préstanos oído, Dios nuestro; abre los ojos y mira nuestra desolación y la ciudad sobre la cual se invoca tu nombre. Al hacerte estas peticiones, no apelamos a nuestra rectitud sino a tu gran misericordia.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Biblia de las Americas

Inclina tu oído, Dios mío, y escucha. Abre tus ojos y mira nuestras desolaciones y la ciudad sobre la cual se invoca tu nombre; pues no es por nuestros propios méritos que presentamos nuestras súplicas delante de ti, sino por tu gran compasión.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Dios habla hoy

Atiende, Dios mío, y escucha; mira con atención nuestra ruina y la de la ciudad donde se invoca tu nombre. No te hacemos nuestras súplicas confiados en la rectitud de nuestra vida, sino en tu gran compasión.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Nueva Traducción Viviente

»Oh Dios mío, inclínate y escúchame. Abre tus ojos y mira nuestra desesperación. Mira cómo tu ciudad —la ciudad que lleva tu nombre— está en ruinas. Esto rogamos, no porque merezcamos tu ayuda, sino debido a tu misericordia.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Palabra de Dios para Todos

¡Dios mío, escúchame! Mira las ruinas de la ciudad que lleva tu nombre. Estoy suplicando tu misericordia porque sé que no nos hemos portado bien. Te suplico porque sé que eres bondadoso y misericordioso.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Biblia de Jerusalén 1998

Inclina, Dios mío, tu oído y escucha; abre tus ojos y mira nuestra desolación y la ciudad en la que se invoca tu nombre, pues nuestras súplicas no se fundan en nuestra justicia, sino en tu gran misericordia.

Ver Capítulo

Daniel 9:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Mi Elohim, inclina tu oído y oye; abre tus ojos y mira nuestra desolación, como también la ciudad en la cual Tu Nombre es invocado. Pues no traemos nuestro lastimoso caso delante de Ti, por nuestra propia justicia, sino por tu múltiple compasión. °

Ver Capítulo