x

Biblia Online

Anuncios


Amós 9:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Amós 9:4

Y si acaso sus enemigos los llevan presos a otro país, aun allí daré la orden: “¡Que los maten a filo de espada!” Voy a estar pendiente de ellos, pero no para hacerles bien sino para hacerles mal.»

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Reina Valera 1960

Y si fueren en cautiverio delante de sus enemigos, allí mandaré la espada, y los matará; y pondré sobre ellos mis ojos para mal, y no para bien.

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Nueva Version Internacional

Aunque vayan al destierro arriados por sus enemigos, allí ordenaré que los mate la espada. Para mal, y no para bien, fijaré en ellos mis ojos."

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Aunque vayan al destierro arriados por sus enemigos, allí ordenaré que los mate la espada. Para mal, y no para bien, fijaré en ellos mis ojos.»

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Biblia de las Americas

Aunque vayan al cautiverio delante de sus enemigos, allí ordenaré a la espada que los mate, y pondré sobre ellos mis ojos para mal y no para bien.

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Dios habla hoy

y si van al destierro, llevados por sus enemigos, mandaré a la espada que vaya y los mate. ¡Para mal, y no para bien, los tendré siempre a la vista!"

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Si ellos van al cautiverio delante del rostro de sus enemigos, Yo ordenaré que la espada los mate allí. ° Yo pondré mis ojos sobre ellos para mal y no para bien." °

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Nueva Traducción Viviente

Aunque sus enemigos los lleven al destierro, ordenaré a la espada que allí los mate. Estoy decidido a traerles desastre y no a ayudarlos».

Ver Capítulo

Amós 9:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Y ſi fueren en captiuerio delante de ſus enemigos, alli mandaré àl cuchillo, y matarlos há: y põdré ſobreellos mis ojos para mal, y no para bien.

Ver Capítulo

Amós 9:4 - Reina Valera Antigua 1602

Y si fueren en cautiverio, delante de sus enemigos, allí mandaré al cuchillo, y los matará; y pondré sobre ellos mis ojos para mal, y no para bien.

Ver Capítulo