Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Samuel 18:24 - Traducción en Lenguaje Actual

2 Samuel 18:24

Mientras tanto, David estaba sentado a la entrada misma de la ciudad de Mahanaim. De pronto, un soldado que vigilaba desde la muralla vio a un hombre que venía corriendo,

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Reina Valera 1960

Y David estaba sentado entre las dos puertas; y el atalaya había ido al terrado sobre la puerta en el muro, y alzando sus ojos, miró, y vio a uno que corría solo.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Nueva Version Internacional

Mientras tanto, David se hallaba sentado en el pasadizo que está entre las dos *puertas de la ciudad. El centinela, que había subido al muro de la puerta, alzó la vista y vio a un hombre que corría solo.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Biblia de las Americas

David estaba sentado entre las dos puertas; y el atalaya subió al terrado de la puerta en el muro, y alzando los ojos miró, y he aquí, un hombre que corría solo.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Dios habla hoy

Mientras tanto, David estaba sentado entre las dos puertas de la entrada de la ciudad, y el centinela había subido a la azotea, encima de la puerta de la muralla. Al levantar la vista, el centinela vio a un hombre solo, que venía corriendo,

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Nueva Traducción Viviente

Mientras David estaba sentado entre las puertas internas y externas de la ciudad, el centinela subió al techo de la entrada de la muralla. Cuando se asomó, vio a un solo hombre que corría hacia ellos.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Palabra de Dios para Todos

David se hallaba sentado entre las dos puertas de la ciudad. El guardia subió al techo de los muros de la entrada y vio a un hombre que corría solo.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Biblia de Jerusalén 1998

Estaba David entre las dos puertas. El centinela que estaba en el terrado de la puerta, sobre la muralla, alzó la vista y vio a un hombre que venía corriendo solo.

Ver Capítulo

2 Samuel 18:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

David estaba sentado entre las dos puertas. Un vigía subió a la azotea de la puerta y hacia afuera en el muro; y, alzando su vista, miró, y vio a un hombre corriendo solo.

Ver Capítulo