x

Biblia Online

Anuncios


1 Corintios 9:16 - Traducción en Lenguaje Actual

1 Corintios 9:16

Yo no anuncio la buena noticia de Cristo para sentirme importante. Lo hago porque Dios así me lo ordenó. ¡Y pobre de mí si no lo hago!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Reina Valera 1960

Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Nueva Version Internacional

Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Nueva Versión Internacional 1999

Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Biblia de las Americas

Porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo; pues ¡ay de mí si no predico el evangelio!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Dios habla hoy

Para mí no es motivo de orgullo anunciar el evangelio, porque lo considero una obligación ineludible. ¡Y ay de mí si no lo anuncio!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque no puedo jactarme por sólo proclamar las Buenas Noticias, esto lo hago por una compulsión interna. ¡Ay de mí si no proclamo las Buenas Noticias!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, predicar la Buena Noticia no es algo de lo que pueda jactarme. Estoy obligado por Dios a hacerlo. ¡Qué terrible sería para mí si no predicara la Buena Noticia!

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque ſi annunciáre el Euangelio, no tengo porque gloriarme: porque me es impueſta neceßidad, porque ay de mi ſino annunciáre el Euangelio.

Ver Capítulo

1 Corintios 9:16 - Reina Valera Antigua 1602

Pues bien que anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!

Ver Capítulo