x

Biblia Online

Anuncios


Mateo 3:16 - Reina Valera 1960

Mateo 3:16

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Traducción en Lenguaje Actual

y lo bautizó. Cuando Jesús salió del agua, vio que el cielo se abría y que el Espíritu de Dios bajaba sobre él en forma de paloma.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Nueva Version Internacional

Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Nueva Versión Internacional 1999

Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y él vio al Espíritu de Dios bajar como una paloma y posarse sobre él.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Biblia de las Americas

Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre El.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Dios habla hoy

En cuanto Jesús fue bautizado y salió del agua, el cielo se le abrió y vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él como una paloma.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

Tan pronto como Yahshúa fue sumergido, salió fuera del agua. En ese momento los cielos se abrieron, vio al Ruaj HaKodesh de YAHWEH que descendía en forma de paloma,

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Nueva Traducción Viviente

Después del bautismo, mientras Jesús salía del agua, los cielos se abrieron* y vio al Espíritu de Dios que descendía sobre él como una paloma.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - La Biblia del Oso  RV1569

Y IESVS desq̃ fue baptizado ſubió luego del agua, y heaqui los cielos le fueron abiertos, y vido àl Eſpiritu de Dios q̃ decendia, como paloma, y venia ſobre el.

Ver Capítulo

Mateo 3:16 - Reina Valera Antigua 1602

Y Jesús, después que fué bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

Ver Capítulo