Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Levítico 12:5 - Reina Valera 1960

Levítico 12:5

Y si diere a luz hija, será inmunda dos semanas, conforme a su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Traducción en Lenguaje Actual

»Si le nace una niña, la madre será considerada impura durante dos semanas, como cuando tiene su período menstrual, y deberá seguir purificándose sesenta y seis días más.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Nueva Version Internacional

"Si da a luz una niña, la madre quedará impura durante dos semanas, como lo es en el tiempo de su menstruación, y permanecerá sesenta y seis días más purificándose de su flujo de sangre.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Biblia de las Americas

"Pero si da a luz una niña, quedará impura por dos semanas, como en los días de su menstruación; y permanecerá en la sangre de su purificación por sesenta y seis días.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Dios habla hoy

Pero si da a luz una niña, será impura durante dos semanas, como en el caso de su periodo natural, y seguirá purificándose de su sangre sesenta y seis días más.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Nueva Traducción Viviente

Si una mujer da a luz una hija, quedará ceremonialmente impura durante dos semanas, así como es impura durante su período menstrual. Después de esperar sesenta y seis días, ella quedará purificada del flujo de sangre del parto.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Palabra de Dios para Todos

Si da a luz a una niña, quedará impura durante catorce días, como cuando tiene su menstruación, y luego deberá permanecer por sesenta y seis días más purificándose de su flujo de sangre.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Biblia de Jerusalén 1998

"Si da a luz una niña, será impura durante dos semanas, como en el tiempo de sus reglas, y se quedará en casa sesenta y seis días más purificándose de su sangre.

Ver Capítulo

Levítico 12:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero si ella da a luz a una niña, ella estará inmunda por dos semanas, como en su niddah; y ella esperará otros sesenta y seis días para ser purificada de su sangre.

Ver Capítulo