Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Tesalonicenses 1:3 - Reina Valera 1960

1 Tesalonicenses 1:3

acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Nueva Version Internacional

Los recordamos constantemente delante de nuestro Dios y Padre a causa de la obra realizada por su fe, el trabajo motivado por su amor, y la constancia sostenida por su esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Biblia de las Americas

teniendo presente sin cesar delante de nuestro Dios y Padre vuestra obra de fe, vuestro trabajo de amor y la firmeza de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo;

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Dios habla hoy

Continuamente recordamos qué activa ha sido su fe, qué servicial su amor, y qué fuerte en los sufrimientos su esperanza en nuestro Señor Jesucristo, delante de nuestro Dios y Padre.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Nueva Traducción Viviente

Al orar a nuestro Dios y Padre por ustedes, pensamos en el fiel trabajo que hacen, las acciones de amor que realizan y la constante esperanza que tienen a causa de nuestro Señor Jesucristo.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Palabra de Dios para Todos

Agradecemos a Dios, nuestro Padre, porque su fe y su amor los ha animado y los inspira a trabajar. También damos gracias a Dios porque la esperanza que tienen en nuestro Señor Jesucristo los mantiene constantes.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre el obrar de vuestra fe, el trabajo difícil de vuestra caridad, y la tenacidad de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor.

Ver Capítulo

1 Tesalonicenses 1:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

haciendo memoria ante YAHWEH nuestro Padre, lo que el Adón Yahshúa Ha Mashíaj ha hecho de ustedes; como la confianza de ustedes produce obras de amor, trabajo arduo; y su esperanza,[2] perseverancia.

Ver Capítulo