Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Génesis 3:8 - Nueva Version Internacional

Génesis 3:8

Cuando el día comenzó a refrescar, oyeron el *hombre y la mujer que Dios andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Reina Valera 1960

Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Con el viento de la tarde, el hombre y su esposa oyeron que Dios iba y venía por el jardín, así que corrieron a esconderse de él entre los árboles.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Biblia de las Americas

Y oyeron al SEÑOR Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del SEÑOR Dios entre los árboles del huerto.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Dios habla hoy

El hombre y su mujer escucharon que Dios el Señor andaba por el jardín a la hora en que sopla el viento de la tarde, y corrieron a esconderse de él entre los árboles del jardín.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Nueva Traducción Viviente

Cuando soplaba la brisa fresca de la tarde, el hombre* y su esposa oyeron al SEÑOR Dios caminando por el huerto. Así que se escondieron del SEÑOR Dios entre los árboles.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Palabra de Dios para Todos

Escucharon el sonido del Señor Dios caminando por el jardín a la hora fresca de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron de su presencia detrás de los árboles del jardín.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Oyeron luego el ruido de los pasos de Yahvé Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, y el hombre y su mujer se ocultaron de la vista de Yahvé Dios por entre los árboles del jardín.

Ver Capítulo

Génesis 3:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ellos oyeron la voz de YAHWEH Elohim caminando por el paraíso a la hora de la brisa de la tarde, y el hombre y su esposa se escondieron[11] de la presencia de YAHWEH Elohim entre los árboles del jardín.

Ver Capítulo