Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 3:18 - Nueva Version Internacional

2 Corintios 3:18

Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos* como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Reina Valera 1960

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Biblia de las Americas

Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Dios habla hoy

Por eso, todos nosotros, y a sin el velo que nos cubría lacara, somos como un espejo que refleja la gloria del Señor, y vamos transformándonos en su imagen misma, porque cada vez tenemos más de su gloria, y esto por la acción del Señor, que es el Espíritu.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Nueva Traducción Viviente

Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. Y el Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Palabra de Dios para Todos

Con la cara descubierta, todos nos quedamos mirando fijamente la gloria del Señor, y así somos transformados en su imagen cada vez con más gloria. Este cambio viene del Señor, es decir, del Espíritu.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Biblia de Jerusalén 1998

Mas todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez más gloriosos: así es como actúa el Señor, que es Espíritu.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por lo tanto, todos nosotros a cara descubierta, vemos, como en un espejo la gloria del Adón; y estamos siendo transformados en su propia imagen de un grado de gloria al próximo, por YAHWEH el Ruaj.[14]

Ver Capítulo