x

Biblia Online

Anuncios


Jeremías 34:9 - Nacar-Colunga

Jeremías 34:9

de que se publicara la manumisión, dejando cada uno libres a sus esclavos y esclavas hebreos, hombres y mujeres, a fin de que no fuera retenido como esclavo ningún judío o judía por un hermano suyo.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Reina Valera 1960

que cada uno dejase libre a su siervo y a su sierva, hebreo y hebrea; que ninguno usase a los judíos, sus hermanos, como siervos.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Según esa decisión, ningún israelita debía esclavizar a sus compatriotas, sino que debían ponerlos en libertad.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Nueva Version Internacional

El acuerdo estipulaba que cada israelita debía dejar libre a sus esclavas y esclavos hebreos, y que nadie debía esclavizar a un compatriota judío.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Nueva Versión Internacional 1999

El acuerdo estipulaba que cada israelita debía dejar libre a sus esclavas y esclavos hebreos, y que nadie debía esclavizar a un compatriota judío.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Biblia de las Americas

que cada uno debía poner en libertad a su siervo y a su sierva hebreos, para que nadie retuviera a un judío, hermano suyo, en servidumbre.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Dios habla hoy

El pacto establecía que los que tuvieran esclavos o esclavas hebreos los dejaran en libertad, para que nadie tuviera como esclavo a un compatriota judío.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Todo el que tenía un hombre o mujer esclavos que era Hebreo tenía que dejarlo en libertad; nadie se quedará como su esclavo con un hermano Judío. °

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - Nueva Traducción Viviente

El rey había ordenado que todo el pueblo dejara en libertad a sus esclavos hebreos, tanto hombres como mujeres. Nadie debía mantener a un hermano judío en esclavitud.

Ver Capítulo

Jeremías 34:9 - La Biblia del Oso  RV1569

Que cada vno dexaße ſu ſieruo, y cada vno ſu ſierua, Hebreo y Hebrea libres, que ninguno vſaße de los Iudios ſus hermanos como de ſieruos.

Ver Capítulo