Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Apocalipsis 1:5 - Dios habla hoy

Apocalipsis 1:5

y también de parte de Jesucristo, testigo fiel, que fue el primero en resucitar y tiene autoridad sobre los reyes de la tierra. Cristo nos ama, y nos ha librado de nuestros pecados derramando su sangre,

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Reina Valera 1960

y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Nueva Version Internacional

y de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de la resurrección, el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y por cuya sangre nos ha librado de nuestros pecados,

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Biblia de las Americas

y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre,

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Nueva Traducción Viviente

y de Jesucristo. Él es el testigo fiel de estas cosas, el primero en resucitar de los muertos y el gobernante de todos los reyes del mundo. Toda la gloria sea al que nos ama y nos ha libertado de nuestros pecados al derramar su sangre por nosotros.

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Palabra de Dios para Todos

y de Jesucristo, quien es el testigo fiel, el primero en resucitar y el que gobierna por encima de los reyes del mundo. Cristo nos ama y con su sangre nos liberó de nuestros pecados,

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Biblia de Jerusalén 1998

y de parte de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, el Príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos ha lavado con su sangre de nuestros pecados

Ver Capítulo

Apocalipsis 1:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

y de Yahshúa Ha Mashíaj el Testigo lleno de Fidelidad, el primero que ha nacido de entre los muertos, y el que gobierna a todos los reyes de la tierra. A El, al que nos ama, que nos ha liberado de nuestros pecados al costo de Su Sangre;

Ver Capítulo