x

Versículo del Día

Anuncios


1 Juan 1:9


Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.


Reflexión del versículo

En una oportunidad un estudiante temía llegar a su casa, porque había reprobado el examen de algebra. Apenado por la situación, decidió llegar a su casa y enfrentar a su padre rápidamente. Con una cara de sinceridad, entre tristeza y vergüenza le explicó todo y el motivo por el cual había aplazado el examen.

Aquel padre no pudo confrontar y contenerse frente aquella cara de sinceridad, simplemente lo abrazo y le susurro al odio: “ten paz, yo estoy a tu lado para ayudarte, esto pasará”.

Sabes que Dios es un Dios de perdón y de misericordia, pero su palabra te indica que debes confesar cada uno de tus faltas para poder ser perdonado. Se entiende que Dios todo lo sabe; pero el Señor espera que sus hijos le hablen de sus debilidades, en lo que han fallado, porque su Palabra es justa al manifestar que él se glorifica en tus debilidades. (2Corintios 12:9).

Como padre en esta tierra, deseas que tus hijos nos comenten de sus triunfos y victorias, pero también deseas conocer sobre sus fracasos. Así mismo es Dios, él desea que le platiques en donde has fallado para poder darte su perdón. Confesar no solo es arrepentirse, sino apartarse, en ese momento su misericordia nos alcanzará. “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. (Proverbios 28:13).

Oración del Versículo

Hoy reconozco que soy débil y que te he fallado, pero vengo ante ti, ante tu gracia, abriendo mi corazón en sinceridad para confesar todas las transgresiones que he cometido a diario, Señor quiero que te manifiestes una vez más a mi vida con esas misericordias que son nuevas cada mañana. Tomo la decisión de apartarme de toda maldad e inmundicia para vivir una vida conforme a ti. Gracias por una oportunidad de vida y por rescatarme de aquella oscuridad donde estaba atrapado.




Anuncios