x

Biblia Online

Anuncios



Marcos 2 - Biblia Reina Valera 1858 (Nuevo Testamento)

Jesús sana a un paralítico

1. Y ENTRÓ otra vez en Capharnaum despues de algunos dias; y se oyó que estaba en casa.

2. Y luego se juntaron á él muchos, que ya no cabian ni aun á la puerta; y les hablaba la palabra.

3. Entonces vinieron á él unos trayendo un paralítico, que era traido de cuatro.

4. Y como no podian llegar á él á causa de la compañía, descubrieron la techumbre donde estaba, y horadando bajan el lecho en que el paralítico estaba echado.

5. Y viendo Jesus la fé de ellos, dice al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

6. Y estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales pensando en sus corazones,

7. decian: ¿Por qué habla este blasfemias? ¿quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?

8. Y conociendo luego Jesus en su espíritu que pensaban esto dentro de sí, les dijo: ¿Por qué pensais estas cosas en vuestros corazones?

9. ¿cuál es mas fácil: Decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados; ó decirle: Levántate, y toma tu lecho, y anda?

10. Pues porque sepais que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra de perdonar los pecados, (dice al paralítico):

11. A tí digo: Levántate, y toma tu lecho, y véte á tu casa.

12. Entonces él se levantó luego; y tomando su lecho, se salió delante de todos, de manera que todos se espantaron, y glorificaron á Dios, diciendo: Nunca tal hemos visto.

Llamamiento de Leví

13. Y VOLVIÓ á salir á la mar, y toda la compañía venia á el, y los enseñaba.

14. Y pasando vió á Leví, hijo de Alféo, sentado al banco de los públicos tributos, y le dice: Sígueme. Y levantándose, le siguió.

15. Y aconteció, que estando Jesus á la mesa en casa de él, muchos publicanos y pecadores estaban tambien á la mesa juntamente con Jesus, y con sus discípulos: porque habia muchos, y le habían seguido.

16. Y los escribas, y los Fariséos, viéndole comer con los publicanos, y con los pecadores, dijeron á sus discípulos: ¿Qué es esto, que vuestro Maestro come y bebe con los publicanos, y con los pecadores?

17. Y oyéndolo Jesus, les dice: los sanos no tienen necesidad de médico, mas los que tienen mal: no he venido á llamar á los justos, mas los pecadores á penitencia.* * A enmienda de la vida.

La pregunta sobre el ayuno

18. Y los discípulos de Juan, y de los Fariséos ayunaban; y vienen, y le dicen: ¿Por qué los discípulos de Juan, y los de los Fariséos ayunan; y tus discípulos no ayunan?

19. Y Jesus les dice: No pueden ayunar los que son de bodas, cuando el esposo está con ellos: entre tanto que tienen consigo el esposo no pueden ayunar.

20. Mas vendrán dias, cuando el esposo será quitado de ellos; y entonces en aquellos dias ayunarán.

21. Nadie echa remiendo de paño recio en vestido viejo; de otra manera el mismo remiendo nuevo tira del viejo, y se hace peor la rotura.

22. Ni nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera el vino nuevo rompe los odres, y se derrama el vino, y los odres se pierden: mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.

Los discípulos recogen espigas en el día de reposo

23. Y ACONTECIÓ, que pasando él otra vez por los sembrados en sábado, sus discípulos andando comenzaron á arrancar espigas.

24. Entonces los Fariséos le dijeron: Hé aquí, ¿por qué hacen tus discípulos en sábado lo que no es lícito?

25. Y él les dijo: ¿Nunca leisteis qué hizo David cuando tuvo necesidad, y tuvo hambre, él y los que estaban con él?

26. ¿cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiathár sumo Pontífice, y comió los panes de la proposicion, de los cuales no es lícito comer, sino á los sacerdotes, y aun dió á los que estaban consigo?

27. Díjoles tambien: El sábado por causa del hombre es hecho; no el hombre por causa del sábado:

28. así que el Hijo del hombre es Señor aun del sábado.

Reina Valera 1858 (RV1858) (Solo Nuevo Testamento)

Copyright © Public domain






Anuncios