x

Biblia Online

Anuncios


Tito 1 - Biblia Septuaginta al Español

Salutación

1. Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo, según fe de elegidos de Dios y conocimiento de verdad, la según piedad,

2. en esperanza de vida eterna; que prometió el inmendaz Dios, antes de tiempos seculares;

3. y manifestó, en sazones propias, su palabra, en predicación; que ha sido confiada a mí, según ordenación de nuestro Salvador, Dios;

El amor y la fe de Filemón

4. a Tito, verdadero hijo, por la común fe: gracia y paz de Dios Padre y Cristo Jesús, Salvador nuestro.

Requisitos de ancianos y obispos

5. Por esta causa te dejé en Creta: para que, lo que falta, acabases de corregir; y constituyeses en cada ciudad ancianos(a) ; cual yo te ordené:

6. si alguno es irreprensible, de una mujer marido, hijos teniendo fieles, no en acusación de libertinaje o insumisos.

7. Que debe el obispo irreprensible ser, como de Dios dispensador: no arrogante, no iracundo, no vinolento, no percusor, no torpe logrero;

8. sino hospitalario, benigno, sobrio, justo, santo, continente,

9. atenido a la, según la doctrina, fiel palabra; para que poderoso sea, y a exhortar en la enseñanza la sana, y a los que contradicen, refutar.

10. Pues hay muchos también insumisos, vanílocuos y embaidores; sobre todo los de la circuncisión;

11. a quienes hay que refrenar; los cuales enteras casas trastornan, enseñando lo que no se debe, por causa de torpe lucro.

12. Dijo uno de ellos, propio de ellos profeta(b) : Los cretenses siempre embusteros, malas bestias, vientres haraganes.

13. Este testimonio es verdadero. Por la cual causa repréndeles ásperamente, para que sanen en la fe,

14. no ateniéndose a judaicas fábulas y mandamientos de hombres que de sí apartan la verdad.

15. Todo(c) puro a los puros; pero a los manchados e infieles, nada puro; sino que manchadas están, y su mente y su conciencia.

16. A Dios confiesan conocer, mas con las obras niegan; abominables siendo y rebeldes, y, para toda obra buena, reprobados.

Biblia Version Septuaginta en español

Natalio Fernández Marcos y María Victoria Spottorno Díaz © Traductores