x

Biblia Online

Anuncios


Nahum 1 - Biblia Septuaginta al Español

La ira vengadora de Dios

1. Carga de Nínive, libro de la visión de Nahum, el elceseo.

2. Dios es celador y vengador, el Señor, con furor; vengador el Señor de sus enemigos, y, arrebatando él mismo a sus enemigos.

3. Señor longánimo, y grande, su fuerza, y a inculpable no inculpará el Señor; en consumación y en conmoción, es su camino; y nubes, polvo de sus plantas;

4. el que increpa el mar, y la seca, y todos los ríos yerma. Empequeñecida fue Basán y el Carmelo; y lo florido del Líbano desfalleció;

5. los montes temblaron ante él, y las colinas estremeciéronse; y se alzó la tierra ante su rostro entera y todos sus habitadores.

6. A rostro de su ira, ¿quién subsistirá? ¿y quién resistirá en la ira de su furor? Su furor deshace principados(a) ; y las peñas quebrantadas fueron por él.

7. Bondadoso es el Señor para con los que esperan en él, en día de tribulación; y conociendo a los temerosos de él.

8. Y en cataclismo de ida(b) consumación hará; a los alzados y enemigos suyos, perseguirán tinieblas.

9. ¿Qué pensáis contra el Señor? Consumación él hará; no vindicará dos veces igualmente en tribulación;

10. porque hasta sus cimientos será asolada; y, como correhuela enredada será consumida, y, como paja de aridez llena(c) .

11. De ti saldrá pensamiento contra el Señor, cosas malas acordando contrarias.

12. Esto dice el Señor, el que impera sobre aguas muchas: «También así disipados serán, y tu oída no se oirá más.

13. Y ahora quebrantaré mi vara sobre ti y las ligaduras romperé».

14. Y mandará acerca de ti el Señor: «no se sembrará de tu nombre ya; de la casa de tu dios exterminaré las esculturas y fundiduras; pondré tu tumba»; pues veloces

Anuncio de la caída de Nínive

15. he aquí sobre los montes los pies del buen mensajero y que anuncia la paz. Celebra Judá, tus celebraciones; paga tus votos, por esto: porque no volverán, no, ya a transitar por ti en deterioro(d) .

Biblia Version Septuaginta en español

Natalio Fernández Marcos y María Victoria Spottorno Díaz © Traductores