- Anuncios -
x

Biblia Online




Esdras 1 - Biblia Reina Valera 2004

El decreto de Ciro

1. EN el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pasar pregón por todo su reino, y también por escrito, diciendo:

2. Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalem, que está en Judá.

3. ¿Quién hay entre vosotros de todo su pueblo? Sea Dios con él, y suba a Jerusalem que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalem.

4. Y a cualquiera que hubiere quedado de todos los lugares donde peregrinare, los hombres de su lugar ayúdenle con plata, y oro, y bienes, y con bestias; con ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cuál está en Jerusalem.

El regreso a Jerusalén

5. Entonces se levantaron los cabezas de las familias de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalem.

6. Y todos los que estaban en sus alrededores confortaron las manos de ellos con vasos de plata y de oro, con bienes y bestias, y con cosas preciosas, además de lo que se ofreció voluntariamente.

7. Y el rey Ciro sacó los vasos de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había traspasado de Jerusalem, y los había puesto en la casa de sus dioses.

8. Los sacó, pues, Ciro rey de Persia, por mano de Mitrídates tesorero, el cual los dio por cuenta a Sesbasar príncipe de Judá.

9. Y esta es la cuenta de ellos: treinta tazones de oro, mil tazones de plata, veintinueve cuchillos,

10. Treinta tazas de oro, otras cuatrocientas diez tazas de plata, y otros mil vasos.

11. Todos los vasos de oro y de plata, cinco mil y cuatrocientos. Todos los hizo llevar Sesbasar con los que subieron del cautiverio de Babilonia a Jerusalem.

Reina Valera 2004

All Rights Reserved Copyright 2004 y 2010 by Dr. Humberto Gómez Caballero ©