- Anuncios -
x

Biblia Online




Habacuc 1 - Biblia Reina Valera Actualizada 1989

Habacuc se queja de injusticia

1. La profecía que vio el profeta Habacuc.

2. —¿Hasta cuándo, oh Jehovah, clamaré, y no oirás? ¿Hasta cuándo daré voces a ti diciendo: '¡Violencia!,' sin que tú libres?

3. ¿Por qué me muestras la iniquidad y me haces ver la aflicción? He aquí que surgen pleitos y contiendas; la destrucción y la violencia están delante de mí.

4. La ley pierde su poder, y el derecho no prevalece; porque el impío cerca al justo. Por eso sale torcida la justicia.

Los caldeos castigarán a Judá

5. —Observad entre las naciones y mirad. Quedaos asombrados y atónitos, porque yo haré en vuestros días algo que aun si se os contase, no lo creeríais.

6. He aquí que levanto a los caldeos, pueblo furioso e impetuoso que marcha por la anchura de la tierra, para tomar posesión de los lugares habitados que no le pertenecen.

7. Será temible y terrible. De sí mismo derivará su derecho y su dignidad.

8. Sus caballos serán más veloces que leopardos y más ágiles que lobos vespertinos. Sus jinetes se dispersarán haciendo cabriolas. Vendrán de lejos, volarán como águilas que se apresuran a devorar.

9. Todo este pueblo vendrá para hacer violencia. Todos sus rostros se dirigen hacia adelante, y reunirán cautivos como arena.

10. Se mofará de los reyes y hará burla de los príncipes. Se burlará de toda fortificación; levantará terraplenes y la tomará.

11. Entonces su espíritu pasará y se acabará; devolverá a su dios esta su fuerza.

Protesta de Habacuc

12. —¿Acaso no eres tú desde el principio, oh Jehovah, Dios mío y Santo mío? ¡No moriremos! Oh Jehovah, para juicio pusiste a los caldeos; tú, oh Roca, los has establecido para castigar.

13. Eres demasiado limpio como para mirar el mal; tú no puedes ver el agravio. ¿Por qué, pues, contemplas a los traidores y callas cuando el impío destruye al más justo que él?

14. Permites que los hombres sean como los peces del mar, como reptiles que no tienen quien los gobierne.

15. A todos saca con anzuelo; los atrapa en su red y los junta en su malla, por lo cual se alegra y se regocija.

16. Por eso rinde sacrificios a su red y ofrece incienso a su malla; porque gracias a ellas incrementa su porción y hace suculenta su comida.

17. Por eso sigue vaciando su red para volver a matar continuamente y sin piedad a las naciones.

Reina Valera Actualizada 1989

Copyright © Editorial "Mundo Hispano", (Basada En La Version de 1909)