- Anuncios -
x

Biblia Online




Santiago 1 - Biblia Pablo Besson (Nuevo Testamento)

Salutación

1. Jacobo, siervo de Dios y del Señor Jesu-Cristo, a las doce tribus que están en la dispersión, salud.

La sabiduría que viene de Dios

2. Tened por sumo gozo, mis hermanos, cuando cayereis en pruebas diversas,

3. entendiendo que lo probado de vuestra fe obra constancia,

4. y la constancia tenga obra perfecta, para que seáis perfectos y cumplidos, en nada faltando.

5. Si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídala a Dios que da a todos liberal-mente y sin reprochar, y le será dada.

6. Pídala pues con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la ola del mar, levantada y agitada por el viento.

7. No piense, pues, ese hombre que recibirá algo del Señor.

8. Un varón de doblado ánimo es inconstante en todos sus caminos.

9. Alábese, pues, el hermano de bajo estado en su elevación,

10. mas el rico en su bajeza, porque cual flor de hierba se pasará.

11. En efecto, levantóse el sol con el viento solado, y secó la hierba, y la flor de ella se cayó y la belleza de su figura pereció, así también el rico en sus empresas se marchitará.

Soportando las pruebas

12. Bienaventurado el varón que soporta la tentación, porque una vez probado recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que lo aman.

13. Ninguno, siendo tentado, diga: De parte de Dios soy tentado, porque Dios, no puede ser tentado de males; él pues a nadie tienta,

14. pero cada uno es tentado, arrastrado y cegado por la propia concupiscencia.

15. Después, la concupiscencia concibiendo, pare al pecado, y el pecado consumado da a luz la muerte.

16. No seáis engañados, mis queridos hermanos.

17. Toda dádiva buena, todo don perfecto viene de arriba, descendiendo del Padre de las lumbres, en quien no hay mudanza, ni sombra de variación.

18. Por haberlo querido nos dio luz por la palabra de verdad para que seamos algunas primicias de sus criaturas.

Hacedores de la palabra

19. De suerte que, mis queridos hermanos, todo hombre sea pronto para el escuchar, tardo para el hablar, tardo en ira,

20. porque la ira del hombre no ejecuta la justicia de Dios.

21. Por esto dejando toda inmundicia y exceso de maldad, recibid con mansedumbre la palabra ingerida que puede salvar vuestras almas.

22. Pero sed hacedores de la palabra, y no oidores solamente, engañándoos a vosotros mismos,

23. porque si alguno es oidor de la palabra y no hacedor, éste es semejante a un hombre que considera en el espejo el rostro de su natural;

24. se consideró pues a sí mismo y se fué, y luego se olvidó cual era;

25. mas el que se inclinó en una ley perfecta, la de la libertad, y permaneció en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de hecho, éste será bienaventurado en su práctica.

26. Si alguno piensa ser religioso sin refrenar su lengua, mas engañando su corazón, vana es la religión del tal.

27. Religión pura e inmaculada cerca del Dios y Padre es ésta: visitar a huérfanos y viudas en su tribulación y guardarse a sí mismo no contaminado del mundo.

Nuevo Testamento de Pablo Besson

Copyright © Edición Conmemorativa 1981, Asociación Bautista Argentina de Publicaciones.