x

Biblia Online

Anuncios



Juan 7 - Biblia Nueva Traducción Viviente

Incredulidad de los hermanos de Jesús

1. Después Jesús recorrió la región de Galilea. Quería alejarse de Judea, donde los líderes judíos estaban tramando su muerte.

2. Pero se acercaba el tiempo judío, el Festival de las Enramadas,

3. y los hermanos de Jesús le dijeron: —¡Sal de aquí y vete a Judea, donde tus seguidores puedan ver tus milagros!

4. ¡No puedes hacerte famoso si te escondes así! Si tienes poder para hacer cosas tan maravillosas, ¡muéstrate al mundo!

5. Pues ni siquiera sus hermanos creían en él.

6. —Éste no es el mejor momento para que yo vaya —respondió Jesús—, pero ustedes pueden ir cuando quieran.

7. El mundo no puede odiarlos a ustedes, pero a mí sí me odia, porque yo lo acuso de hacer lo malo.

8. Vayan ustedes; no iré* al festival, porque todavía no ha llegado mi momento.

9. Después de decir esas cosas, se quedó en Galilea.

Jesús en la fiesta de los tabernáculos

10. Pero, después de que sus hermanos se fueron al festival, Jesús también fue, aunque en secreto, y se quedó fuera de la vista del público.

11. Los líderes judíos lo buscaron durante todo el festival y no dejaron de preguntar a la gente si alguien lo había visto.

12. Se oían muchas discusiones acerca de él entre la multitud. Unos afirmaban: «Es un buen hombre», mientras que otros decían: «No es más que un farsante que engaña a la gente».

13. Pero nadie se atrevía a hablar bien de él en público por miedo a tener problemas con los líderes judíos.

14. Entonces, en la mitad del festival, Jesús subió al templo y comenzó a enseñar.

15. Los presentes* quedaron maravillados al oírlo. Se preguntaban: «¿Cómo es que sabe tanto sin haber estudiado?».

16. Así que Jesús les dijo: —Mi mensaje no es mío sino que proviene de Dios, quien me envió.

17. Todo el que quiera hacer la voluntad de Dios sabrá si lo que enseño proviene de Dios o sólo hablo por mi propia cuenta.

18. Los que hablan por su propia cuenta buscan su propia gloria, pero el que busca honrar a quien lo envió, habla con la verdad, no con mentiras.

19. Moisés les dio la ley, ¡pero ninguno de ustedes la cumple! De hecho, tratan de matarme.

20. —¡Estás endemoniado! —respondió la multitud —. ¿Quién trata de matarte?

21. Jesús contestó: —Yo hice un milagro en el día de descanso, y ustedes se asombraron.

22. Pero ustedes también trabajan en el día de descanso al obedecer la ley de la circuncisión dada por Moisés. (En realidad, la costumbre de la circuncisión comenzó con los patriarcas, mucho antes de la ley de Moisés).

23. Pues, si el tiempo indicado para circuncidar a un hijo coincide con el día de descanso, ustedes igual realizan el acto, para no violar la ley de Moisés. Entonces, ¿por qué se enojan conmigo por sanar a un hombre en el día de descanso?

24. Miren más allá de la superficie, para poder juzgar correctamente.

¿Es éste el Cristo?

25. Algunos de los que vivían en Jerusalén comenzaron a preguntarse unos a otros: «¿No es ése el hombre a quien procuran matar?

26. Sin embargo, está aquí hablando en público, y nadie le dice nada. ¿Será que nuestros líderes ahora creen que es el Mesías?

27. ¿Pero cómo podría serlo? Nosotros sabemos de dónde proviene este hombre. Cuando venga el Mesías, sencillamente aparecerá; y nadie sabrá de dónde proviene».

28. Mientras Jesús enseñaba en el templo, exclamó: «Es cierto, ustedes me conocen y saben de dónde provengo, pero no estoy aquí por mi propia cuenta. El que me envió es veraz, y ustedes no lo conocen.

29. Pero yo sí lo conozco porque provengo de él, y él me envió a ustedes».

30. Entonces los líderes trataron de arrestarlo, pero nadie le puso las manos encima, porque aún no había llegado su momento.*

31. De las multitudes presentes en el templo, muchos creyeron en él. «Después de todo —decían—, ¿acaso esperan que el Mesías haga más señales milagrosas que las que hizo este hombre?».

Los fariseos envían alguaciles para prender a Jesús

32. Cuando los fariseos se enteraron de lo que las multitudes andaban murmurando, ellos y los principales sacerdotes enviaron guardias del templo para arrestar a Jesús.

33. Pero Jesús les dijo: «Voy a estar con ustedes sólo un poco más de tiempo, luego volveré al que me envió.

34. Ustedes me buscarán pero no me encontrarán; y no pueden ir adonde yo voy».

35. Desconcertados por esas palabras, los líderes judíos se preguntaban: «¿Adónde pensará ir? ¿Estará pensando salir del país e ir a los judíos dispersos en otras tierras?* ¡Tal vez hasta les enseñe a los griegos!

36. ¿A qué se refiere cuando dice: “Me buscarán pero no me encontrarán” y “no pueden ir adonde yo voy”?».

Ríos de agua viva

37. El último día del festival, el más importante, Jesús se puso de pie y gritó a la multitud: «¡Todo el que tenga sed puede venir a mí!

38. ¡Todo el que crea en mí puede venir y beber! Pues las Escrituras declaran: “De su corazón, brotarán ríos de agua viva”»*.

39. (Con la expresión «agua viva», se refería al Espíritu, el cual se le daría a todo el que creyera en él. Pero el Espíritu aún no había sido dado,* porque Jesús todavía no había entrado en su gloria).

División entre la gente

40. Algunos de la multitud, al oír lo que Jesús decía, afirmaron: «Seguramente este hombre es el Profeta que estábamos esperando»*.

41. Otros decían: «Es el Mesías». Pero otros expresaban: «¡No puede ser! ¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea?

42. Pues las Escrituras dicen claramente que el Mesías nacerá del linaje real de David, en Belén, la aldea donde nació el rey David»*.

43. Así que hubo división entre la multitud a causa de él.

44. Algunos querían que lo arrestaran, pero nadie le puso las manos encima.

!!Nunca ha hablado hombre así!

45. Cuando los guardias del templo regresaron sin haber arrestado a Jesús, los principales sacerdotes y los fariseos les preguntaron: —¿Por qué no lo trajeron?

46. —¡Jamás hemos oído a nadie hablar como él! —contestaron los guardias.

47. —¿También ustedes se han dejado engañar? —se burlaron los fariseos —.

48. ¿Habrá siquiera uno de nosotros, gobernantes o fariseos, que crea en él?

49. Esa multitud tonta que lo sigue es ignorante de la ley, ¡está bajo la maldición de Dios!

50. Entonces tomó la palabra Nicodemo, el líder que había ido a ver a Jesús:

51. —¿Es legal condenar a un hombre antes de darle la oportunidad de defenderse? —preguntó.

52. —¿También tú eres de Galilea? —contestaron ellos —. Estudia las Escrituras y compruébalo tú mismo: jamás ha salido un profeta* de Galilea.

La mujer adúltera

53. Así terminó la reunión, y cada uno se volvió a su casa.*

Nueva Traducción viviente

La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation .Todos los derechos reservados.





Anuncios