x

Biblia Online

Anuncios



Isaías 26 - Biblia Nueva Traducción Viviente

Cántico de confianza en la protección de Jehová

1. En aquel día, todos en la tierra de Judá cantarán esta canción: ¡Nuestra ciudad es fuerte! Estamos rodeados por las murallas de la salvación de Dios.

2. Abran las puertas a todos los que son justos; dejen entrar a los fieles.

3. ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

4. Confíen siempre en el SEÑOR, porque el SEÑOR DIOS es la Roca eterna.

5. Él humilla a los orgullosos y derriba a la ciudad arrogante; él la echa al polvo.

6. Los pobres y los oprimidos la pisotean, y los necesitados caminan sobre ella.

7. Sin embargo, para los que son justos, el camino no es empinado ni accidentado. Tú eres Dios. Haces lo que es justo y allanas el camino delante de ellos.

8. SEÑOR, mostramos nuestra confianza en ti al obedecer tus leyes; el deseo de nuestro corazón es glorificar tu nombre.

9. Te busco durante toda la noche; en la mañana busco de todo corazón a Dios. Pues sólo cuando tú vengas a juzgar la tierra, la gente aprenderá lo correcto.

10. Tu bondad con los malvados no los lleva a hacer el bien. Aunque otros hagan el bien, los malvados siguen haciendo el mal y no les importa la majestad del SEÑOR.

11. Oh SEÑOR, ellos no prestan ninguna atención a tu puño levantado. Demuéstrales tu fervor por defender a tu pueblo; entonces quedarán avergonzados. Que tu fuego consuma a tus enemigos.

12. SEÑOR, tú nos concederás la paz; en realidad, todo lo que hemos logrado viene de ti.

13. Oh SEÑOR, Dios nuestro, otros nos han gobernado, pero tú eres el único a quien adoramos.

14. Aquellos a quienes servimos antes, están muertos y bajo tierra; ¡sus espíritus difuntos nunca volverán! Tú los atacaste y los destruiste, y hace tiempo que pasaron al olvido.

15. Oh SEÑOR, tú hiciste grande nuestra nación; así es, tú nos hiciste grandes. Tú extendiste nuestras fronteras, ¡y te damos toda la gloria!

16. SEÑOR, en nuestra angustia te hemos buscado; bajo la carga de tu disciplina hemos orado.

17. Como la mujer encinta se retuerce y grita de dolor mientras da a luz, así estábamos en tu presencia, SEÑOR.

18. También nosotros nos retorcemos de agonía, pero nuestros sufrimientos no resultan en nada. No le hemos dado salvación a la tierra, ni le trajimos vida al mundo.

19. Pero los que mueren en el SEÑOR, vivirán; ¡sus cuerpos se levantarán otra vez! Los que duermen en la tierra se levantarán y cantarán de alegría. Pues tu luz que da vida descenderá como el rocío sobre tu pueblo, en el lugar de los muertos.

20. Ve a tu casa, pueblo mío, ¡y pon cerrojo a tus puertas! Escóndete por un breve tiempo, hasta que haya pasado el enojo del SEÑOR.

21. ¡Miren! El SEÑOR viene del cielo para castigar a la gente de la tierra por sus pecados. La tierra no seguirá escondiendo a los asesinados; los sacará a la vista de todos.

Nueva Traducción viviente

La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation .Todos los derechos reservados.






Anuncios