x

Biblia Online

Anuncios



Tito 1 - Biblia Nacar-Colunga

Salutación

1. Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y al conocimiento de la verdad, que se ajusta a la piedad,

2. en la esperanza de la vida eterna, que prometió desde los tiempos eternos el Dios que no miente,

3. y que en el tiempo prefijado manifestó su palabra por la predicación a mí confiada según el mandato de nuestro Salvador, Dios:

El amor y la fe de Filemón

4. a Tito, hijo mío verdadero según la fe común, la gracia y la paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.

Requisitos de ancianos y obispos

5. Te dejé en Creta para que acabases de ordenar lo que faltaba y constituyeses por las ciudades presbíteros en la forma que te ordené.

6. Que sean irreprochables, maridos de una sola mujer, cuyos hijos sean fieles, que no estén tachados de liviandad o desobediencia.

7. Porque es preciso que el obispo sea inculpable, como administrador de Dios; no soberbio, ni iracundo, ni dado al vino, ni pendenciero, ni codicioso de torpes ganancias,'

8. sino hospitalario, amador de los buenos, modesto, justo, santo, continente,

9. guardador de la palabra fiel; que se ajuste a la doctrina, de suerte que pueda exhortar con doctrina sana y argüir a los contradictores.'

10. Porque hay muchos, indisciplinados, charlatanes, embaucadores, sobre todo los de la circuncisión,

11. a los cuales es preciso tapar la boca, que revuelven del todo las casas, enseñando lo que no deben, llevados del deseo de torpe ganancia.

12. Bien dijo uno de ellos, su propio profeta: “Los cretenses, siempre embusteros, bestias malas y glotones,”

13. Verdadero es tal testimonio. Por tanto, repréndelos severamente, para que se mantengan sanos en la fe,

14. que no den oídos a las fábulas judaicas y a los preceptos de los hombres que reniegan de la verdad.

15. Todo es limpio para los limpios, mas para los impuros y para los infieles nada hay puro, porque su mente y su conciencia están contaminadas.

16. Alardean de conocer a Dios, pero con las obras le niegan, abominables, rebeldes e incapaces de toda obra buena.

Biblia Nácar-Colunga

Alberto Colunga Cueto, y Eloíno Nácar Fúster. 1944©






Anuncios