x

Biblia Online

Anuncios


Salmos 5 - Biblia Nacar-Colunga

Plegaria pidiendo protección Al músico principal; sobre Nehilot. Salmo de David.

1. Al maestro de coro. A la flauta. Salmo de David.

2. Apresta el oído a mis palabras, ¡oh Yahvé! atiende mis suspiros.

3. Atiende a las voces de mi súplica, Rey mío y Dios mío.

4. Porque a ti suplico, ¡oh Yahvé! De mañana tú escuchas mi voz; temprano me pongo ante ti y espero.'

5. Pues no eres tú Dios que se agrade del impío, ni será tu huésped el perverso.

6. No pueden los insensatos estar ante tus ojos; odias a todos los obradores de iniquidad.'

7. Das a la perdición al mentiroso; al sanguinario, al fraudulento, los abomina Dios.'

8. Mas yo, fiado en la muchedumbre de tu piedad, entro en tu morada y me prosterno ante tu santo templo, en tu temor,

9. Guíame, ¡oh Yahvé! en tu justicia, a causa de mis enemigos, y allana tus caminos ante mí.

10. Pues no hay en su boca sinceridad; su interior no es más que malicia; un sepulcro abierto es su garganta, halagan con sus lenguas.'

11. Condénalos, ¡oh Yahvé! que fracasen en sus maquinaciones. Por sus muchos crímenes recházalos, ya que se rebelan contra ti.

12. Y se alegrarán cuantos en ti confían, exultarán por siempre. Tú los protegerás y en ti jubilarán los que aman tu nombre.

Biblia Nácar-Colunga

Alberto Colunga Cueto, y Eloíno Nácar Fúster. 1944©