x

Biblia Online

Anuncios



Proverbios 1 - Biblia Nacar-Colunga

Motivo de los proverbios

1. Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel,

2. para aprender sabiduría e instrucción, para entender sensatos dichos,

3. para alcanzar instrucción y discreción, justicia, f equidad y rectitud;'

4. para dar prudencia a los inexpertos, perspicacia y circunspección a los jóvenes.

5. Oyéndolos el sabio crecerá en doctrina y el entendido adquirirá destreza

6. para entender las sentencias y los dichos agudos, las palabras de los sabios y sus enigmas.

7. El principio de la sabiduría es el temor de Yahvé; son necios quienes desprecian la sabiduría y la disciplina.'

Amonestaciones de la Sabiduría

8. Escucha, hijo mío, las amonestaciones de tu padre y no desdeñes las enseñanzas de tu madre,

9. pues serán corona de gloria en tu cabeza y collar en tu cuello.

10. Hijo mío, si los malos prentenden seducirte, no consientas.

11. Si te dicen: “Ven con nosotros, pongamos asechanzas a la vida ajena, tendamos a placer lazos contra el justo,

12. traguémoslos vivos, como el “seol”; enteros, como los que bajan al sepulcro;'

13. tendremos toda suerte de riquezas, henchiremos nuestras casas de despojos;'

14. tendrás tu parte como todos nosotros, no habrá más que una bolsa para todos.”

15. No te vayas con ellos, hijo mío; ten tus pies muy lejos de sus sendas,'

16. porque corren sus pies al mal y se apresuran a derramar sangre.

17. Pues en vano se tiende la red a los ojos de las aves aladas.

18. Con ello acechan a la propia vida y traman su propio daño.

19. Ahí lleva siempre la rapacidad; es un vicio que acaba por matar al que lo tiene.'

20. La sabiduría está clamando fuera, alza su voz en las plazas.

21. Clama encima de los muros, en las entradas de las puertas, en la ciudad, y va diciendo:

22. ¿Hasta cuándo, simples, amaréis la simpleza, y, petulantes, os complaceréis en la petulancia, y aborreceréis, necios, la disciplina?

23. Volveos a mis requerimientos: Yo derramaré sobre vosotros mi espíritu y os daré a saber mis palabras.

24. Pues os he llamado, y no habéis escuchado; tendí mis brazos, y nadie se dio por entendido;'

25. antes desechasteis todos mis consejos y no accedisteis a mis requerimientos;'

26. también yo me reiré de vuestra ruina y me burlaré cuando venga sobre vosotros el terror.

27. Cuando sobrevenga como huracán el terror, y como torbellino os sorprenda la ruina; cuando sobrevenga la adversidad y la angustia,'

28. entonces me llamarán, y yo no responderé; me buscarán, pero no me hallarán,'

29. por haber despreciado la sabiduría y no haber seguido el temor de Yahvé,

30. y no haberse agradado de mis consejos y haber menospreciado mis requerimientos.

31. Comerán el fruto de sus obras y se hartarán de sus consejos.

32. Porque ese desvío llevará a los simples a la muerte, y la prosperidad de los necios los perderá.

33. Pero quien me escuche vivirá tranquilo, seguro y sin temor de mal.

Biblia Nácar-Colunga

Alberto Colunga Cueto, y Eloíno Nácar Fúster. 1944©






Anuncios