- Anuncios -
x

Biblia Online




Mateo 26 - La Biblia del Oso  RV 1569

El complot para prender a Jesús

1. YAconteció que como vuo acabado Ieſus todas eſtas palabras, dixo à ſus Diſcipulos.

2. Sabeys que dentro de dos dias ſe haze la Paſcua: y el Hijo del hombre es entre gado para ſer crucificado.

3. Entonces los principes de los Sacerdotes, y los Eſcribas y los Ancianos del Pueblo ſe juntaron àl patio del Pontifice, el qual ſe llamaua Caiphas.

4. Y tuuieron conſejo para prender por engaño à Ieſus, y matarlo.

5. Y dezian, No endia de fieſta: porque no ſe haga alboroto enel pueblo.

Jesús es ungido en Betania

6. Y eſtando Ieſus en Bethania en caſa de Simon el leproſo.

7. Vino à el vna muger cõ vn vaſo de alabaſtro de vnguento de gran precio, y derramólo ſobre la cabeça deel eſtando ſentado à la meſa.

8. Lo qual viendo ſus Diſcipulos, enojaronſe, diziendo, Porque ſe pierde eſto?

9. Porque eſte vnguento ſe podia vender por gran precio, y darſe à los pobres.

10. Y entendiendolo Ieſus, dixoles, Porque days pena à eſta muger que me ha hecho buena obra?

11. Porque ſiempre tendreys pobres cõ voſotros, mas à mi no ſiempre me tẽdreys.

12. Porque echando eſte vnguento ſobre mi cuerpo, para ſepultarme lo ha hecho.

13. Decierto os digo que dõdequiera que eſte Euangelio fuere predicado en todo el mundo, tambien ſer á dicho para memoria de ella lo que eſta ha hecho.

Judas ofrece entregar a Jesús

14. Entonces vno de los doze, que ſe llamaua Iudas Iſcariota, fue à los principes de los Sacerdotes.

15. Y dixoles, Que me quereys dar, y yo os lo entregaré? y ellos le ſeñalarõ treynta pieças de plata.

16. Y deſde entonces buſcaua oportunidad para entregarlo.

Institución de la Cena del Señor

17. Y el primerdia de la fieſta de los panes ſin leuadura vinierõ los Diſcipulos à Ieſus diziẽdole, Dõde quieres q̃ te aderecemos para comer el cordero de la Paſcua?

18. Y el dixo, Id à la Ciudad à vno, y dezilde, El Maeſtro dize, Mi tiẽpo eſtá cerca: en tu caſa haré la Paſcua con mis Diſcipulos.

19. Y lo Diſcipulos hizieron como Ieſus les mandó, y adereçaron la Paſcua.

20. Y como fue la tarde del dia, ſentoſe à la meſa con los doze.

21. Y comiẽdo ellos, dixo, De cierto os digo, q̃ vno devoſotros me ha de entregar.

22. Y ellos entriſtecidos en gran manera, començó cada vno deellos à dezir, Soy yo Señor?

23. Entonces el reſpondiendo, dixo, Elque mete la mano conmigo enel plato, eſte meha de entregar.

24. A la verdad el Hijo del hombre vá, como eſtá eſcripto deel: mas ay de aquel hombre por quien el Hijo del hombre es entregado. bueno le fuera àl tal hombre no auer nacido.

25. Entonces reſpondiendo Iudas, que lo entregaua, dixo, Soy yo por ventura Maeſtro? Dizele, Tu lo has dicho.

26. Y comiendo ellos tomó Ieſus el pá, y auiendo hecho gracias, partiólo, y dió à ſus Diſcipulos, y dixo, Tomad, comed: eſto es mi cuerpo.

27. Y tomando el vaſo, y hechas gracias, dióles diziendo, Beued deel todos.

28. Porque eſto es mi ſangre del Nueuo teſtamento, la qual es derramada por muchos para remißion de los peccados.

29. Y digo os que deſde aora no beueré mas de eſte fruto de vid, haſta aquel dia, quando lo tengo de beuer nueuo con voſotros en el Reyno de mi Padre.

Jesús anuncia la negación de Pedro

30. Y quando ouieron dicho el hymno, ſalieron àl monte de las Oliuas.

31. Entõces Ieſus les dize, Todos voſotros ſereys eſcandalizados en mi eſta noche. porque eſcripto eſtá, Heriré àl paſtor, y las ouejas de la manada ſerán derramadas.

32. Mas deſque aya reſuſcitado, eſperaroſhé en Galilea.

33. Y reſpondiendo Pedro, dixole, Aunque todos ſean eſcandalizados en ti, yo nunca ſeré eſcandalizado.

34. Ieſus le dize, De cierto te digo que eſta noche, antes qne el gallo cante, me negarás tres vezes.

35. Dizele Pedro, Aũ que me ſea meneſter morir contigo, note negaré. Y todos los Diſcipulos dixeron lo miſmo.

Jesús ora en Getsemaní

36. Entonces llegó Ieſus con ellos àl aldea que ſe llama Gethſemane. y dize à ſus Diſcipulos: Sentaos aqui, haſta que vaya alli y ore.

37. Y tomando à Pedro, y à los dos hijos de Zebedeo, començó à entriſtecerſe y à anguſtiarſe.

38. Entonces Ieſus les dize, Mi alma eſtá muy triſte haſta la muerte: quedaos aqui, y velad conmigo.

39. Y yendoſe vn poco mas adelãte, proſtroſe ſobre ſu faz orãdo, y diziẽdo; Padre mio, ſi es poßible, paße de mi eſte vaſo: empero no como yo quiero, mas como tu.

40. Y vino à ſus Diſcipulos, y hallólos durmiendo; y dixo à Pedro, No aueys podido velar conmigo vna hora.

41. Velad y orad, paraque no entreys en tentacion: el eſpiritu à la verdad eſtã preſto, mas la carne enferma.

42. Otra vez fué, ſegunda vez, y oró diziendo, Padre mio, ſi no puede eſte vaſo paßar de mi ſin q̃ yo lo beua, hagaſe tu voluntad.

43. Y vino otra vez, y hallólos durmiendo: que los ojos deellos eran agrauados:

44. Y dexãdolos, fué otra vez, y oró, tercera vez, diziendo las miſmas palabras.

45. Entonces vino à ſus Diſcipulos, y dizeles, Dormid yá, y deſcanſad, heaqui hà llegado la hora, y el Hijo del hõbre es entregado en manos de peccadores.

46. Leuãtaos, vamos: heaqui hà llegado el que me hà entregado.

Arresto de Jesús

47. Y hablãdo aun el, heaqui Iudas, vno de los doze, vino; y con el mucha cõpaña cõ eſpadas y baſtones de parte de los principes de los Sacerdotes, y de los Ancianos del Pueblo.

48. Y elque lo entregaua, les auia dado ſeñal, diziendo, Al que yo besáre, aquel es, prendeldo.

49. Y luego q̃ llegó à IESVS, dixo, Ayas gozo, Maeſtro, y beſólo.

50. Y IESVS le dixo, Amigo, aque vienes? Entonces llegaron, y echaron mano à IESVS, y prendieronlo.

51. Y heaqui vno de los que eſtauan con IESVS, eſtendiẽdo la mano ſacó ſu eſpada, y hiriendo à vn ſieruo del Pontifice, quitole vna oreja.

52. Entonces IESVS le dize, Buelue tu eſpada à ſu lugar: porque todos los que tomáren eſpada, à eſpada morirán.

53. O pienſas q̃ no puedo aora orar à mi Padre, y el me daria mas de doze legiones de Angeles?

54. Como pues ſe cũplirian las Eſcripturas de que anſi conuiene que ſea hecho?

55. En aquella hora dixo IESVS à las Cõpañas, Como à la dron aueys ſalido cõ eſpadas y con baſtones à prẽderme: cada dia me ſentaua con voſotros enſeñando en el Templo, y no me prendiſtes.

56. Mas todo eſto ſe haze paraque ſe cũplan las Eſcripturas de los prophetas. Entonces todos los Diſcipulos huyeron dexandolo.

Jesús ante el concilio

57. Y ellos, prendido IESVS, truxeronlo à Caiphas Pontifice, donde los Eſcribas y los Ancianos eſtauan juntos.

58. Mas Pedro lo ſeguia de lexos haſta el patio del Pontifice: y entrado dentro, eſtauaſe ſentado con los criados, para ver el fin.

59. Y los Principes de los Sacerdotes, y los Ancianos, y todo el ayuntamiento, buſcauan algun falſo teſtimonio contra IESVS, para entregarlo à la muerte:

60. Y no hallauan: aunque muchos teſtigos falſos ſe llegauan, no hallaron. Mas à la poſtre vinieron dos teſtigos falſos.

61. Que dixeron, Eſte dixo, Puedo derribar el Templo de Dios, y reedificarlo en tres dias.

62. Y leuantandoſe el Pontifice dixole, No reſpondes nada? Que teſtifican eſtos contra ti?

63. Mas IESVS callaua. Y reſpondiendo el Pontifice, dixole, Cõjurote por el Dios Biuiente, que nos digas, ſi eres tu el Chriſto hijo de Dios.

64. IESVS le dize, Tu lo has dicho. Y aun os digo, q̃ deſde aora aueys de ver àl Hijo del hõbre aßentado à la dieſtra de la potencia de D ios , y que viene en las nuues del cielo.

65. Entonces el Põtifice rompió ſus veſtidos, diziendo, Blaſphemadohá: que mas neceßidad tenemos de teſtigos? heaqui aora aueys o ydo ſu blaſphemia.

66. Que os parece? Y reſpõdiendo ellos dixeron, Culpado es de muerte.

67. Entonces le eſcupierõ en ſu roſtro, y dieronle de bofetadas, y otros lo heriã de palmadas.

68. Diziendo, Prophetizanos, ò Chriſto, quien es el que te hà herido.

Pedro niega a Jesús

69. Y Pedro eſtaua ſentado fuera en el patio: Y llegóſe à el vna criada diziendo, Y tu con Ieſus el Galileo eſtauas.

70. Mas el negó delante de todos diziendo, No sé loque dizes.

71. Y ſaliendo à la puerta, vidolo otra, y dixo à los que eſtauã alli: Tambien eſte eſtaua con IESVS Nazareno.

72. Y negó otra vez con juramento, diziẽdo , No conozco à eße hombre.

73. Y deſde à vn poco llegaron loſq̃ ſeruian, y dixeron à Pedro, Verdaderamente tambien tu eres deellos: porque aun tu habla te haze manifieſto.

74. Entonces començó à anathematizarſe, y à jurar diziendo , No conozco a eße hombre. Y el gallo cantó luego.

75. Y acordóſe Pedro de las palabras de IESVS, que le dixo, Antes que cante el gallo me negarás tres vezes. Y ſaliẽdoſe fuera, lloró amargamente.

La Biblia del Oso 1559

Casiodoro de Reina © Versión de Dominio Público.