x

Biblia Online

Anuncios



Juan 9 - La Biblia del Oso  RV 1569

Jesús sana a un ciego de nacimiento

1. YPaßando IESVS, vido vn hombre ciego deſde ſu nacimiento.

2. Y preguntaronle ſus Diſcipulos, diziendo, Rabbi, quien peccó, eſte o ſus padres, porque nacieße ciego?

3. Reſpondió Ieſus, Ni eſte peccó, ni ſus padres: mas paraque las obras deDios ſe manifeſten en el.

4. A mi me conuiene obrar las obras delque me embió, entretanto que el dia dura: la noche viene, quando nadie puede obrar.

5. Entretanto que eſtuuiere enel mundo, Luz ſoy del mundo.

6. Eſto dicho, eſcupió en tierra: y hizo lodo de la ſaliua, y vntó con el lodo ſobre los ojos del ciego:

7. Y dixole, Vé, lauate te en el eſtanque de Siloe, que ſignifica, ſi lo declâres, embiado. Y fue entonces, y lauo ſe y boluió viẽdo.

8. Entonces los vezinos, y los que antes lo auian viſto que era ciego, dezian, No es eſte elque ſe ſentaua, y mendigaua.

9. Otros dezian, Que eſte es: y otros, Pareceſe à el: y el dezia, Que yo ſoy.

10. Y dezianle, Como te fueron abiertos los ojos?

11. Reſpondió el, y dixo, Aquel hombre q̃ ſe llama IESVS, hizo lodo, y me vntó los ojos, y me dixo, Vé àl eſtanque de Siloe, y laua te : y fué, y laué me , y recebila viſta.

12. Y dixeronle, Donde eſtá aquel? Dize el , No sé.

Los fariseos interrogan al ciego sanado

13. Lleuanlo à los Phariſeos, àlque antes auia ſido ciego.

14. Y era Sabbado, quando Ieſus auia hecho el lodo, y le auia abierto los ojos.

15. Y boluieronle à preguntar tambiẽ los Phariſeos, Deque manera auia recebido la viſta: y el les dixo, Puſome lodo ſobre los ojos, y lauê me , y veo.

16. Entonces vnos de los Phariſeos le dezian, Eſte hombre no es de Dios, que no guarda el Sabbado. Y otros dezian, Como puede vn hombre peccador hazer eſtas ſeñales? y auia disſenſion entre ellos.

17. Bueluen à dezir àl ciego. Tu que dizes del que te abrió los ojos? Y el dixo, Que es Propheta.

18. Mas los Iudios no creyan deel, que auia ſido el ciego, y ouieße recebido la viſta, haſtaque llamaron à ſus padres delque auia recebido la viſta.

19. Y preguntaronles, diziendo, Es eſte vueſtro hijo, elque voſotros dezis, que nació ciego? Como pues vee aora?

20. Reſpondieronles ſus padres, y dixeron, Sabemos que eſte es nueſtro hijo, y q̃ nació ciego:

21. Mas como vea aora, no ſabemos: o quiẽ le aya abierto los ojos, noſotros no lo ſabemos; el tiene edad, preguntalde à el, el hablará de ſi.

22. Eſto dixeron ſus padres, porque auiã miedo de los Iudios: porque ya los Iudios auian conſpirado, que ſi alguno confeßaße ſer el el Chriſto, que fueſe fuera de la Synoga.

23. Por eßo dixeron ſus padres, Que edad tiene, preguntalde à el.

24. Anſique boluierõ à llamar àl hombre que auia ſido ciego, y dixeronle, Da gloria à Dios, noſotros ſabemos que eſte hõbre es peccador.

25. Entonces el reſpondió, y dixo, Si es peccador, no lo sé:vna coſa sé, que auiendo yo ſido ciego, aora veo.

26. Y boluieronle à dezir, Que te hizo? Como te abrió los ojos?

27. Reſpondióles, Ya os lo he dicho, y lo aueys oydo: que mas quereys oyr? Quereys tambien voſotros hazeros ſus Diſcipulos?

28. Y maldixeronlo, Y dixeron, Tu ſeas ſu diſcipulo: que noſotros diſcipulos de Moyſen ſomos.

29. Noſotros ſabemos que à Moyſen habló Dios: mas eſte no ſabemos de donde es.

30. Reſpondioles aquel hombre, y dixoles, Cierto marauilloſa coſa es eſta, que voſotros no ſabeys dedonde ſea, y à mi me abrió los ojos.

31. Y ſabemos que Dios no oye à los peccadores: mas ſi alguno es temeroſo de Dios, y haze ſu voluntad, à eſte oye.

32. Deſde el ſiglo no fue oydo, que abrieße alguno los ojos de vno que nació ciego.

33. Si eſte no fuera venido de Dios, no pudiera hazer nada.

34. Reſpondieron, y dixeronle, En peccados eres nacido todo: y tu nos enſeñas? Y echaronlo fuera.

Ceguera espiritual

35. Oyó Ieſus que lo auian echado fuera; y hallandolo, dixole, Tu crees enel Hijo de Dios?

36. Reſpondió el, y dixo. Quiẽ es Señor, para que crea enel?

37. V dixole Ieſus, Y haſlo viſto, y el que habla contigo, el es.

38. Y el dize, Creo Señor. Y [proſtrandoſe,] adorólo.

39. Y dixo Ieſus, Yo, para juyzio he venido à eſte mundo, para que los que no veen, vean: y los que veen, ſean cegados.

40. Y oyeron eſto algunos de los Phariſeos que eſtauan con el, y dixeronle, Somos noſotros tambien ciegos?

41. Dixoles Ieſus, Si fuerades ciegos, no tuuierades peccado: mas aora porque dezis, Vemos; portanto vueſtro peccado permanece.

La Biblia del Oso 1559

Casiodoro de Reina © Versión de Dominio Público.





Anuncios