x

Biblia Online

Anuncios



Juan 7 - La Biblia del Oso  RV 1569

Incredulidad de los hermanos de Jesús

1. YPaßadas eſtas coſas, andaua IESVS en Galilea: que no queria andar en Iudea, porque los Iudios procurauã de matarlo.

2. Y era cerca el dia de la Fieſta de los Iudios, De las Cabañas.

3. Y dixeronle ſus hermanos, Paßate de aqui, y vete à Iudea: paraque tus Diſcipulos vean tus obras que hazes.

4. Que ninguno que procura ſer claro, haze algo en occulto: puesq̃ eſtas coſas hazes, manifieſtate al mundo.

5. Porq̃ ni aun ſus hermanos creyã en el.

6. Dizeles entonces IESVS, Mi tiempo aun no es venido: mas vueſtro tiempo ſiẽpre es preſto.

7. No puede el mũdo aborreceros à voſotros. mas à mi aborréceme: porq̃ yo doy teſtimonio deel, que ſus obras ſon malas.

8. Voſotros ſubid à eſte dia de la Fieſta: yo no ſubo aũ à eſte dia de la Fieſta: porque mi tiempo no es aun cumplido.

9. Y auiendoles dicho eſto, quedóſe en Galilea.

Jesús en la fiesta de los tabernáculos

10. Mas como ſus hermanos vuierõ ſubido, entonces el tambien ſubió àl dia de la Fieſta, no manifieſtamente, mas como en cubierto.

11. Y buſcauanlo los Iudios en el dia de la Fieſta, y dezian, Donde eſta aquel?

12. Y auia grande mormollo deel en la compaña, porque vnos dezian, Bueno es: Y otros dezian, No, antes engaña las compañas.

13. Mas ninguno hablaua abiertamente deel, de miedo de los Iudios.

14. Y àl medio de la Fieſta, ſubió IESVS àl Templo, y enſeñaua.

15. Y marauillauanſe los Iudios, diziendo, Como ſabe eſte letras, no auiendo aprendido?

16. Reſpondióles IESVS, y dixo, Mi dorina, no es mia, ſi no de el q̃ me embió.

17. El q̃ quiſiere hazer ſu voluntad, conocerá de la dorina ſi viene de Dios, ò ſi yo hablo de mi miſmo.

18. Elq̃ habla de ſi miſmo, gloria propria buſca: mas elq̃ buſca la gloria del q̃ lo embió, eſte es verdadero, y no ay en el injuſticia.

19. No os dió Moyſen la ley, y ninguno de voſotros haze la ley? Porque me procurays matar?

20. Reſpondió la cõpaña, y dixo, Demonio tienes: quien te procura matar?

21. IESVS reſpondió y dixoles, Vna obra hize, y todos os marauillays.

22. Cierto Moyſen os dió la Circunciſion, no porque ſea de Moyſen, mas de los padres, y en Sabbado circũcidays àl hombre.

23. Si recibe el hombre la Circunciſiõ en Sabbado, ſinque la ley de Moyſen ſea q̃brantada, enojayshos conmigo porque en Sabbado hize ſano todo vn hombre?

24. No juzgueys ſegun loque parece, mas juzgad juſto juyzio.

¿Es éste el Cristo?

25. Dezia entonces vno de los d Ieruſalem, No es eſte alque buſcan para matarlo?

26. Y heaqui, habla publicamente, y no le dizen nada: han porventura entendido verdaderamente los principes, q̃ eſte es el Chriſto?

27. Mas eſte, ſabemos de donde es: y quãdo viniere el Chriſto, nadie ſabrá de dõde ſea.

28. Entoces clamaua IESVS en el Tẽplo enſeñãdo, y diziẽdo, Y à mi me conoceys, y ſabeys de dõde ſoy: empero no he venido de mi miſmo: mas elq̃ me embió es verdadero, àlqual voſotros ignorays.

29. Empero yo lo conozco: porque deel ſoy, y el me embió.

30. Entonces procurauan prẽderlo: mas ninguno metió en el mano, porq̃ aun no auia venido ſu hora.

31. Y de la compaña, muchos creyeron en el, y dezian, El Chriſto, quãdo viniere, hará mas ſeñales q̃ las que eſte haze?

Los fariseos envían alguaciles para prender a Jesús

32. Los Phariſeos oyeron la compaña q̃ murmuraua de el eſtas coſas: y los principes de los Sacerdotes y los Phariſeos embiaron ſeruidores que lo prendießen.

33. Y IESVS les dixo, Aun vn poco de tiẽpo eſtaré cõ voſotros, y yre alq̃ me embió

34. Buſcarmeheys, y no me hallareys; y dõde yo eſtaré, voſotros no podreys venir

35. Entonces los Iudios dixeron entreſi, Donde ſe hà de yr eſte, que no lo hallaremos? Hà ſe de yr à los eſparzidos entre los Griegos, y à enſeñar los Griegos?

36. Que dicho es eſte que dixo, Buſcarmeheys, y no me hallareys: y donde yo eſtaré, voſotros no podreys venir?

Ríos de agua viva

37. Mas en el poſtrer dia grande de la Fieſta, IESVS ſe ponia en pie, y clamaua, diziendo, Si alguno hà ſed, venga à mi, y beua.

38. Elque cree en mi, como dize la Eſcriptura, rios de agua biua correrán de ſu vientre.

39. Y eſto dixo, del Eſpiritu que auian de recebir loſque creyeßen en el. Porque aun no era el Eſpiritu Sano, porque IESVS aun no era glorificado.

División entre la gente

40. Entonces muchos de la cõpaña oyẽdo eſte dicho, dezian, Verdaderamente eſte es el Propheta.

41. Otros dezian, Eſte es el Chriſto: algunos empero dezian, De Galilea hà de venir el Chriſto?

42. No dize la Eſcriptura, Que de la ſimiẽ te de Dauid, y del aldea de Beth-lehem, de donde era Dauid, vendrâ el Chriſto?

43. Anſique auia disſenſion en la compaña por el.

44. Y algunos deellos lo querian prender, mas ninguno metió ſobre el manos.

!!Nunca ha hablado hombre así!

45. Y los ſeruidores vinieron à los Pontifices y à los Phariſeos, y ellos les dixerõ, Porque no lo truxiſtes?

46. Los ſeruidores reſpondieron, Nunca anſi hà hablado hombre, como eſte hõbre habla.

47. Entonces los Phariſeos les reſpõdieron, Soys tambien voſotros engañados?

48. Hà creydo en el alguno de los Principes, ò de los Phariſeos?

49. Si no eſte vulgo q̃ no ſabe la Ley: malditos ſon.

50. Dizeles Nicodemo, el que vino à el de noche, elqual era vno deellos.

51. Nueſtra ley juzga porventura à hombre: ſi primero no oyere deel, y entẽdiere loque hà hecho?

52. Reſpondieron, y dixeronle, No eres tu tambien Galileo? eſcudriña y vee, que de Galilea nunca ſe leuantó Propheta.

La mujer adúltera

53. Y boluieronſe cada vno à ſu caſa.

La Biblia del Oso 1559

Casiodoro de Reina © Versión de Dominio Público.





Anuncios