x

Biblia Online

Anuncios




Juan 4 - La Biblia del Oso  RV 1569

Jesús y la mujer samaritana

1. De manera que como IESVS entẽdió que los Phariſeos auian oydo que IESVS hazia Diſcipulos, y baptizaua mas que Ioan.

2. (Aunque IESVS no baptizaua, ſi no ſus Diſcipulos,)

3. Dexó à Iudea y fueſe otra vez à Galilea.

4. Y era meneſter que paßaße por Samaria.

5. Vino pues à vna ciudad de Samaria q̃ ſe llama Sichar, jũto à la heredad que Iacob dió à Ioſeph ſu hijo.

6. Y eſtaua alli la Fuente de Iacob. Anſi que IESVS, canſado del camino, anſi ſe ſentó cabe la Fuente. Era como la hora de las ſeys.

7. Vino vna muger de Samaria à ſacar agua: y IESVS le dize, Da me de beuer.

8. (Porque ſus Diſcipulos eran ydos à la ciudad à comprar de comer.)

9. Y la muger Samaritana le dize, Como tu ſiendo Iudio me de mandas à mi de beuer, que ſoy muger Samaritana? Porque los Iudios no ſe tratan con los Samaritanos.

10. Reſpondió IESVS, y dixole, Si conocießes el donde Dios, y quiẽ es el q̃ te dize, Da me de beuer, tu pedirias deel, y el te daria agua biua.

11. La muger le dize, Señor, no tienes cõque ſacarla, y el pozo es hondo: dedonde pues tienes el agua biua?

12. Eres tu mayor q̃ nueſtro padre Iacob, q̃ nos dió eſte pozo: del qual el beuió, y ſus hijos, y ſus ganados?

13. Reſpondió IESVS, y dixole, Qualquiera que beuiere de eſta agua, boluerá à tener ſed.

14. Mas el q̃ beuiere del agua q̃ yo le daré, para ſiempre no tendrá ſed: mas el agua que yo le daré ſerá en el fuente de agua que ſalte para vida eterna.

15. La muger le dize, Señor, dame eſta agua paraque yo no tenga ſed, ni venga acà à ſacar la.

16. IESVS le dize, Vé, llama à tu marido: y ven acà.

17. Reſpondió la muger y dixole, No tẽgo marido. Dizele IESVS, Bien has dicho, Que no tengo marido.

18. Por que cinco maridos has tenido: y el que aora tienes no es tu marido: eſto has dicho con verdàd.

19. Dizele la muger, Señor, pareceme que tu eres Propheta.

20. Nueſtros padres adoraron en eſte monte: y voſotros dezis, Que en Ieruſalem es el lugar donde es meneſter adorar.

21. Dizele IESVS, Muger, creeme, que la hora viene, quando ni en eſte monte, ni en Ieruſalem, adorareys àl Padre.

22. Voſotros adorays loq̃ no ſabeys, noſotros adoramos loque ſabemos: porq̃ la Salud de los Iudios viene.

23. Mas la hora viene, y aora es, quando los verdaderos adoradores adoraran àl Pa dre en Eſpiritu y en verdad: porq̃ tambien el Padre tales adoradores buſca que lo adoren.

24. Dios es Eſpiritu: y loſque lo adorã, en Eſpiritu y en verdad es meneſter que adoren.

25. Dizele la muger, Yo sé q̃ el Meßias hà de venir, el qual ſe dize el Chriſto: quando el viniere, nos declarará todas las coſas.

26. Dizele IESVS, Yo ſoy, que hablo cõtigo.

27. Y en eſto vinieron ſus Diſcipulos: y marauillaronſe de q̃ hablaua con aquella muger: mas ninguno le dixo, Que preguntas, ò que hablas con ella?

28. Entonces la muger dexó ſu cantaro, y fué à la ciudad, y dixo à aquellos hombres.

29. Venid, ved vn hombre que me hà dicho todo loque he hecho: ſi es porventura el Chriſto?

30. Entonces ſalieron de la ciudad, y vinieron à el.

31. Entretanto los Diſcipulos le rogauã, diziendo, Rabbi, come.

32. Y el les dixo, Yo tengo vna comida q̃ comer, que voſotros no ſabeys.

33. Entõces los Diſcipulos dezian el vno àl otro, Si le ha traydo alguien de comer?

34. Dizeles IESVS, Mi comida es, que yo haga la voluntad del que me embió, y que acabe ſu obra.

35. No dezis voſotros que aun ay quatro meſes haſta la ſiega? Heaqui yo os digo: alçad vueſtros ojos, y mirad las regiones porque ya eſtan blancas para la ſiega.

36. Y elque ſiega, recibe ſalario, y allega fruto para vida eterna: paraq̃ el q̃ ſiembra tambien goze, y el que ſiega.

37. Porque en eſto es el dicho verdadero, Que vno es el que ſiembra, y otro es el que ſiega.

38. Yo os he embiado à ſegar loque voſotros no labraſtes: otros labraron, y voſotros aueys entrado en ſus labores.

39. Y muchos de los Samaritanos de aquella ciudad creyeron en el por la palabra de la muger que daua teſtimonio diziẽdo , Que me dixo todo loque he hecho.

40. Mas viniendo los Samaritanos à el, rogaronle q̃ quedaße alli: y quedó alli dos dias.

41. Y creyeron muchos mas por la palabra deel.

42. Y dezian à la muger, Que ya no creemos por tu dicho, porq̃ noſotros miſmos auemos oydo: y ſabemos, que verdaderamente eſte es el Saluador del mundo, el Chriſto.

Jesús sana al hijo de un noble

43. Y dos dias deſpues ſalió de alli, y fueſe à Galilea.

44. Porque el miſmo IESVS dió teſtimonio, Que el Propheta en ſu tierra no tiene honrra.

45. Y como vino à Galilea, los Galileos lo recibieron, viſtas todas las coſas q̃ auia hecho en Ieruſalem en el dia de la Fieſta: porque tambien ellos auian venido àl dia de la Fieſta.

46. Vino pues IESVS otra vez à Cana de Galilea, donde auia hecho el vino del agua: y auia en Capernaum vno del Rey cuyo hijo eſtaua enfermo.

47. Eſte, como oyó que IESVS venia de Iudea en Galilea, fué à el; y rogauale que decendieße, y ſanaße ſu hijo: porque ſe començaua à morir.

48. Entonces IESVS le dixo, Si no vierdes ſeñales y mi lagros, no creereys.

49. El del Rey le dixo, Señor, deciende antes que mi hijo muera.

50. Dizele IESVS, Vé, tu hijo biue. Creyó el hombre à la palabra que IESVS le dixo, y fueſe.

51. Y viniendo ya el, los ſieruos lo ſalieron à recebir, y le dieron nueuas diziendo, Tu hijo biue.

52. Entonces el les preguntó à que hora començó à eſtar mejor: y dixeronle, Ayer à las ſiete lo dexó la fiebre.

53. El padre entonces entendió, que aq̃lla hora era quãdo IESVS le dixo, Tu hijo biue. y creyó el y toda ſu caſa.

54. Eſta ſegunda ſeñal boluió IESVS à hazer quando vino de Iudea à Galilea.

La Biblia del Oso 1559

Casiodoro de Reina © Versión de Dominio Público.





Anuncios