x

Biblia Online

Anuncios




Efesios 5 - La Biblia del Oso  RV 1569

Andad como hijos de luz

1. Anſique ſed imitadores de Dios como hijos amados:

2. Y andad en charidad como tambien el Chriſto nos amó, y ſe entregó à ſi miſmo por noſotros por offrenda y ſacrificio à Dios en olor ſuaue.

3. Y fornicacion y toda immundicia, ò auaricia, ni aun ſe miente entre voſotros, como conuiene à Sanos.

4. Ni palabras torpes, ni locuras, ni truhanerias, que no conuienen: ſi no antes hazimiento de gracias.

5. Porque ya aueys entendido que ningun fornicario, ò immundo, ò auaro, que tambien es ſeruidor de idolos, tiene herencia en el Reyno del Chriſto, y de Dios.

6. Nadie hos engañe con palabras vanas: porque por eſtas coſas ha venido la yra de Dios ſobre los rebelles.

7. No ſeays pues aparceros deellos.

8. Porque otro tiempo erades tinieblas, mas aora ſoy s luz en el Señor: andad como hijos de luz.

9. Porque el fruto del Eſpiritu es en toda bondad, y juſticia, y verdad.

10. Aprouãdo loque es agradable al Señor.

11. Y no cõmuniqueys con las obras infrutuoſas de las tinieblas, mas antes las redarguyd.

12. Porque loque eſtos hazen en occulto, torpe coſa es aun dezirlo.

13. Mas todas las coſas quando de la luz ſon redarguydas, ſon manifeſtadas. porque loque manifieſta todo, la luz es.

14. Por loqual dize, Deſpiertate elque duermes, y leuantate de los muertos, y alumbrarteha el Chriſto.

15. Mirad pues [Hermanos] como andeys auiſadamente: no como locos, mas como ſabios:

16. Ganando el tiẽpo, porque los dias ſon trabajoſos.

17. Portanto no ſeays imprudentes, ſi no entendidos de qual ſea la voluntad del Señor.

18. Y no hos emborracheys de vino, enel qual ay dißolucion: mas ſed llenos de Eſpiritu:

19. Hablando entre voſotros con Pſalmos, y cõ hymnos, y canciones eſpirituales cantando y alabando àl Señor en vueſtros coraçones.

20. Haziendo gracias ſiempre de todo àl Dios y Padre en el Nombre del Señor nueſtro Ieſus el Chriſto.

Someteos los unos a los otros

21. Sujetos los vnos à los otros en el temor de Dios.

22. Las caſadas ſean ſujetas à ſus propios maridos, como al Señor.

23. Porq̃ el marido es cabeça de la muger, anſi como el Chriſto es cabeça de la Igleſia: y el es el que dá la ſalud àl cuerpo.

24. Anſique como la Igleſia es ſubjeta àl Chriſto, anſi tambien las caſadas lo ſeanà ſus maridos en todo.

25. Maridos, amad vueſtras mugeres, an ſi como el Chriſto amó la Igleſia, y ſe entre gó à ſi miſmo por ella.

26. Para ſanificarla, limpiandola en el lauamiento del agua por la palabra:

27. Para pararla glorioſa para ſi, Igleſia q̃ no tuuieße mancha ni ruga, ni coſa ſemejante: mas que fueße ſana y ſin mancha.

28. Anſi han tambien los maridos de amar à ſus mugeres, como à ſus miſmos cuerpos. el que ama à ſu muger, à ſi miſmo ama.

29. Porque ninguno aborreció jamas ſu propria carne: antes la ſuſtenta y regala, como tambien el Señor à ſu Igleſia:

30. Porque ſomos miembros de ſu cuerpo, de ſu carne, y de ſus hueßos.

31. Por eſto dexara el hombre àl padre y à la madre, y pegarſehá à ſu muger: y ſeran dos en vna carne.

32. Eſte myſterio grande es, digo empero en el Chriſto y en la Igleſia.

33. Anſi tambien haga cada vno de voſotros. cada vno ame à ſu muger como à ſi miſmo: y la muger, que tenga en reuerencia à ſu marido.

La Biblia del Oso 1559

Casiodoro de Reina © Versión de Dominio Público.