x

Biblia Online

Anuncios



Isaías 27 - Biblia Jünemann Septuaginta en español

Liberación y regreso de Israel

1. Castigo del dragón. La viña. Perdón de Israel. En aquel día traerá Dios la cuchilla, la santa y la grande y la fuerte, sobre el dragón —sierpe fugitivo; sobre el dragón— sierpe sinuoso: arrebatará al dragón—(a).

2. Aquel día, viña hermosa: anhelo(b) de entonar sobre ella:

3. «Yo, ciudad fortificada, ciudad asediada(c)» —En vano la he de abrevar; pues capturada será en la noche, y en el día caerá el muro.

4. No hay ninguna que no la haya cogido; ¿quién me pondrá a guardar rastrojo en campo? Por esta adversaria(d) la he desechado. — De consiguiente por esto ha hecho el Señor todo cuanto ha ordenado. «Quemada estoy»,

5. (gritarán los habitantes de ella) hagamos paz».—

6. Los venideros, hijos de Jacob; germinarán; y florecerá Israel; y se llenará la habitada con el fruto de él.—

7. ¿Acaso no como él(e) ha percutido, también él así percutido será? y, como él ha arrebatado, arrebatado será?

8. Riñendo y oprobiando, los despedirá: ¿No tú estabas meditando con el espíritu, el duro, arrebatarlos con espíritu de furor?

9. Por esto quitada será iniquidad de Jacob, y esto es la bendición de él; cuando yo quitare su pecado; cuando pusieren(f) todas las piedras de los altares destrozadas, cual polvo fino; y no quedaren, no, sus árboles y sus ídolos trozados, tal como encinar(g) en lontananza.—

10. La habitadora(h) grey suelta estará; como grey abandonada; y estará mucho tiempo en pasturaje; y allí reposarán(i).—

11. Y, después de un tiempo, no habrá en ella(j) toda verdura por haberse secado. Mujeres venidas al espectáculo, llegaos; porque no es pueblo que tenga entendimiento; por esto no se lastimará, no, quien los hizo; y quien los plasmó, no se apiadará, no.—

12. Y será en aquel día: vallará Dios, desde el foso del río(k) hasta Rinocorura(l), y vosotros congregad uno por uno los hijos de Israel—.

13. Y será en aquel día: trompetearán con la trompeta, la grande, y acudirán los perecidos en la región de los asirios y los perecidos en Egipto, y adorarán al Señor sobre el monte, el santo, en Jerusalén.

Jünemann Septuaginta en español

P. Guillermo Jünemann 1928©






Anuncios