x

Biblia Online

Anuncios



2 Samuel 24 - Biblia Castilian 2003

David censa al pueblo

1. Volvió a encenderse la cólera de Yahveh contra Israel y por eso instigó a David contra ellos, ordenándole: 'Disponte a hacer el censo de Israel y de Judá'.

2. Dijo, pues, el rey a Joab, jefe del ejército, que estaba con él: 'Recorre todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Berseba, y empadronad al pueblo, porque quiero saber cuál es su número'.

3. Contestó Joab al rey: 'Yahveh, tu Dios, multiplique cien veces al pueblo sobre lo que ahora es, y que los ojos de mi se or, el rey, lo vean. Pero ¿por qué mi se or, el rey, está tan interesado en esto?'.

4. Con todo, la orden del rey prevaleció sobre Joab y sobre los jefes del ejército. Salió, pues, Joab con los jefes de la presencia del rey para hacer el censo del pueblo de Israel.

5. Atravesaron el Jordán y acamparon en Aroer. Y por el sur de la ciudad que está en medio del torrente de Gad llegaron hasta Yazer.

6. Fueron luego a Galaad y al pa s de los hititas, en Cades. Llegaron hasta Dan y se volvieron en dirección de Sidón.

7. Llegaron después a la fortaleza de Tiro y a todas las ciudades de los jiveos y de los cananeos y luego salieron hacia el Negueb de Judá, hacia Berseba.

8. Recorrieron as todo el pa s y al cabo de nueve meses y veinte d as retornaron a Jerusalén.

9. Joab entregó al rey la cifra total del censo del pueblo, a saber: hab a en Israel ochocientos mil hombres de guerra, capaces de manejar la espada; y en Judá, quinientos mil hombres.

10. Pero a David le remord a el corazón por haber hecho el censo del pueblo y dijo a Yahveh: 'He cometido un gran pecado en lo que he hecho. Perdona, pues, ahora, oh Yahveh, la falta de tu siervo, porque he obrado muy neciamente'.

11. Cuando se levantó David por la ma ana, la palabra de Yahveh le hab a sido dirigida al profeta Gad, vidente de David, diciéndole:

12. 'Ve a decir a David: as habla Yahveh. Te voy a proponer tres cosas; elige una de ellas, y yo la realizaré'.

13. Presentóse, pues, Gad a David, y le anunció: '¿Qué prefieres: que vengan siete a os de hambre sobre tu pa s, o que andes huyendo tres meses, perseguido por tu enemigo, o que haya tres d as de peste en tu tierra? Piensa y mira lo que debo responder al que me env a'.

14. Contestó David a Gad: 'Me veo en un gran aprieto. Pero prefiero que caigamos en manos de Yahveh, cuya misericordia es muy grande, a que yo caiga en manos de los hombres'.

15. Entonces envió Yahveh la peste a Israel desde aquella ma ana hasta el tiempo prefijado. Y murieron, desde Dan hasta Berseba, setenta mil hombres del pueblo.

16. Pero cuando el ángel iba a extender su mano contra Jerusalén para destruirla, se arrepintió Yahveh del mal y dijo al ángel que exterminaba al pueblo: '¡Basta ya! ¡Retira tu mano!'. El ángel de Yahveh estaba entonces junto a la era de Arauná, el jebuseo.

17. Cuando David vio al ángel haciendo estragos en el pueblo, dijo a Yahveh: 'Yo, yo fui quien pecó; fui yo quien delinquió. Pero este reba o, ¿qué ha hecho? ¡Descarga tu mano sobre m y sobre la casa de mi padre!'.

18. Gad fue a ver aquel d a a David y le dijo: 'Sube y erige un altar a Yahveh en la era de Arauná, el jebuseo'.

19. Subió David, según la indicación de Gad, como hab a ordenado Yahveh.

20. Alzó la mirada Arauná y vio al rey y a sus servidores, que avanzaban hacia él. Salió y se postró ante el rey, rostro en tierra.

21. Le dijo Arauná: '¿Por qué viene mi se or, el rey, a su siervo?'. Respondió David: 'Vengo a comprarte la era, para erigir un altar a Yahveh y as la plaga se retire del pueblo'.

22. Dijo entonces Arauná a David: 'Tómelo mi se or, el rey, y que ofrezca lo que mejor le parezca. Mira: ah están los bueyes para el holocausto, los trillos y los yugos de los bueyes para la le a.

23. Todo esto, oh rey, Arauná se lo da al rey'. Y a adió: '¡Que Yahveh, tu Dios, te sea propicio!'.

24. Respondió el rey a Arauná: 'No; te lo compraré por su precio, pues no quiero yo ofrecer a Yahveh, mi Dios, holocaustos que no me cuesten nada'. Y David compró la era y los bueyes por cincuenta siclos de plata.

25. Erigió all David un altar a Yahveh y ofreció holocaustos y sacrificios de comunión. Entonces atendió Yahveh las súplicas del pa s y la plaga se apartó de Israel.

La Biblia Castilla 2003

La Biblia, Nueva Versión Internacional ®, (Castilian Version) Copyright © 1999, 2005 by Biblica, Inc.® Used by permission. All rights reserved worldwide.






Anuncios