x

Biblia Online

Anuncios



Gálatas 6 - Biblia de nuestro Pueblo

1. Ayuda mutua Hermanos, si alguien es sorprendido en alguna falta, ustedes, que están animados por el Espíritu, corríjanlo con modestia. Piensa que también tú puedes ser tentado.

2. Ayúdense mutuamente a llevar las cargas y así cumplirán la ley de Cristo.

3. Porque quien piensa ser algo, no siendo nada, él mismo se engaña.

4. Cada cual examine su conducta, y entonces encontrará en sí mismo motivo de satisfacción, sin depender de otros.

5. Porque cada cual debe llevar su propia carga.

6. El que recibe la enseñanza de la palabra debe compartir sus bienes con su catequista.

7. No se hagan ilusiones: de Dios nadie se burla. Lo que uno siembra eso cosechará.

8. Quien siembra para los bajos instintos, de ellos cosechará corrupción; quien siembra para el Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.

9. No nos cansemos de hacer el bien, que a su debido tiempo cosecharemos sin fatiga.

10. Por tanto, mientras tengamos ocasión, hagamos el bien a todos, especialmente a la familia de los creyentes.

Pablo se gloría en la cruz de Cristo

11. Conclusión y despedida Miren qué letras tan grandes, escritas con mi propia mano.

12. Los que quieren quedar bien en lo exterior son los que los obligan a circuncidarse; lo hacen sólo para no ser perseguidos a causa de la cruz de Cristo.

13. Porque ni los mismos circuncidados observan la ley; pero quieren circuncidarlos a ustedes para gloriarse de haberlos sometido al rito corporal.

14. Lo que es a mí, Dios me libre de gloriarme, si no es de la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por el cual el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo.

15. Estar o no estar circuncidado, no tiene ninguna importancia; lo que importa es ser una nueva criatura.

16. Paz y misericordia para todos los que siguen esta norma, y para el Israel de Dios.

17. En adelante no quiero que nadie me cause más dificultades, ya llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús.

Bendición final

18. Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo permanezca con ustedes. Amén.

La Biblia de Nuestro Pueblo

Luis Alonso Schökel, SJ (Traductor) ©






Anuncios