x

Biblia Online

Anuncios



Apocalipsis 22 - Biblia de nuestro Pueblo

1. Me mostró un río de agua viva, brillante como cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero.

2. En medio de la plaza y en los márgenes del río crece el árbol de la vida, que da fruto doce veces: cada mes una cosecha, y sus hojas son medicinales para las naciones.

3. No habrá allí nada maldito. En ella se encontrará el trono de Dios y del Cordero. Sus siervos lo adorarán

4. y verán su rostro y llevarán en la frente su nombre.

5. Allí no habrá noche. No les hará falta luz de lámpara ni luz del sol, porque los ilumina el Señor Dios, y reinarán por los siglos de los siglos.

La venida de Cristo está cerca

6. Venida de Cristo Me dijo: Estas palabras son verdaderas y fidedignas. El Señor, Dios de los espíritus proféticos, envió a su ángel para mostrar a sus siervos lo que ha de suceder en breve.

7. Mira que llego pronto. Dichoso el que guarde las palabras proféticas de este libro.

8. Yo soy Juan, el que ha oído y visto esto. Al escuchar y mirar, me postré a los pies del ángel que me lo enseñaba para adorarlo.

9. Pero él me dijo: ¡No lo hagas! que soy siervo como tú y tus hermanos los profetas y los que guardan las palabras de este libro. A Dios has de adorar.

10. Me añadió: No ocultes las palabras proféticas de este libro, porque su plazo está próximo.

11. El malvado que siga en su maldad y el impuro en su impureza, el honrado en su honradez y el santo en su santidad.

12. Yo llegaré pronto llevando la paga para dar a cada uno lo que merecen sus obras.

13. Yo soy el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin.

14. Dichosos los que lavan sus vestidos, porque tendrán a su disposición el árbol de la vida y entrarán por las puertas en la ciudad.

15. Fuera quedarán los invertidos, hechiceros, lujuriosos, asesinos, idólatras, los que aman y practican la mentira.

16. Yo, Jesús, envié a mi ángel a ustedes con este testimonio acerca de las Iglesias. Yo soy el retoño que desciende de David, el astro brillante de la mañana.

17. El Espíritu y la novia dicen: Ven. El que escuche diga: Ven. Quien tenga sed venga, quien quiera recibirá sin que le cueste nada agua de vida.

18. -Yo amonesto a los que escuchan las palabras proféticas de este libro: Si alguien añade algo, Dios le añadirá las plagas escritas en este libro.

19. Si alguien quita algo de las palabras proféticas de este libro, Dios le quitará su participación en el árbol de la vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.

20. El que atestigua todo esto dice: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús.

21. La gracia del Señor Jesús esté con todos. [[Amén.]]

La Biblia de Nuestro Pueblo

Luis Alonso Schökel, SJ (Traductor) ©






Anuncios