x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
2 Corintios 7

1. Estas promesas tenemos, amigos; por eso, limpiémonos toda suciedad de cuerpo ó de espíritu, y sigamos completando nuestra consagración con el respeto que a Dios se debe.

2. Hágannos un hueco: a nadie ofendimos, a nadie arruinamos, a nadie explotamos.

3. No los estoy censurando, ya les tengo dicho que los llevo tan dentro, que estamos unidos para vida y para muerte.

4. Mucha es mi confianza con ustedes, mucho mi orgullo por ustedes, me siento lleno de ánimos, reboso alegría en medio de todas mis penalidades.

5. Porque, de hecho, tampoco cuando llegué a Macedonia tuvo mi pobre persona un momento de sosiego; no, dificultades por todas partes, contiendas por fuera y temores por dentro.

6. Pero Dios, que da aliento a los deprimidos, nos animó con la llegada de Tito;

7. y no sólo con su llegada, sino también con los ánimos que traía por causa de ustedes; me habló de la nostalgia, de las lágrimas, del interés de ustedes por mí, y esto me alegró todavía más.

8. Por eso, aunque les causé pena con mi carta, no lo siento; antes lo sentía, viendo que aquella carta les dolió, aunque fue por poco tiempo;

9. pero ahora me alegro, no de que sintieran pesar, sino de que ese pesar produjera enmienda. Su pesar fue realmente como Dios manda, de modo que no salieron perdiendo nada por causa mía.

10. Porque un pesar como Dios manda produce una enmienda saludable y sin vuelta atrás; en cambio, el pesar de este mundo procura la muerte.

11. ¡Hay que ver! El hecho de haber sentido pesar como Dios manda cuánto empeño produjo en ustedes, qué excusas, qué indignación, qué respeto, qué nostalgia, qué emulación, que escarmiento. Han probado de todos los modos posibles que no tenían culpa en el asunto.

12. Ya ven que el motivo real de la carta no eran el ofensor ni el ofendido; me proponía que descubrieran delante de Dios el aprecio que sienten por mí.

13. Esto es lo que me ha dado ánimos. Además de estos ánimos, me alegro mucho más aún lo feliz que se sentía Tito, pues se ha quedado tranquilo por todos ustedes.

14. En ninguno de los elogios que le había hecho de ustedes quedé mal, todo lo contrario: lo mismo que a ustedes siempre les he dicho la verdad, también los elogios que hice a Tito de ustedes resultaron ser verdad.

15. Siente mucho más afecto por ustedes, recordando su respuesta unánime y con qué escrupulosa atención' lo recibieron.

16. Me alegra poder contar con ustedes en todo.

×
2 Corintios 7

Vv. 1-4.Las promesas de Dios son razones fuertes para que nosotros busquemos la santidad; debemos limpiarnos de toda inmundicia de carne y espíritu. Si esperamos en Dios como Padre nuestro, debemos procurar ser santos como Él es santo, y perfectos como nuestro Padre celestial. Su sola gracia, por la influencia de Su Espíritu, puede purificar, pero la santidad debe ser el objetivo de nuestras oraciones constantes. Si se considera despreciables a los ministros del evangelio, se corre el peligro de despreciar también el mismo evangelio; y aunque los ministros no deben halagar a nadie, sin embargo, deben ser amables con todos. Los ministros pueden buscar estima y favor cuando pueden exhortar a la gente con la seguridad de no haber corrompido a ningún hombre con falsas doctrinas ni discursos engañosos; de no haber defraudado a nadie; ni procurado promover sus propios intereses en menoscabo de alguien. Era el afecto por ellos lo que hizo hablar tan libremente al apóstol y gloriarse de ellos, en todas partes y en todas las ocasiones.


Vv. 5-11.Había luchas externas o contiendas continuas con judíos y gentiles, y resistencia de parte de éstos; y había temores por dentro, y gran preocupación por los que habían abrazado la fe cristiana. Pero Dios consuela a los que están abatidos. Debemos mirar a Dios, por encima y más allá de todos los medios e instrumentos, porque Él es el Autor de todo consuelo y bien que disfrutamos. La tristeza según la voluntad de Dios, que es para la gloria de Dios, y la obra del Espíritu de Dios, vuelve al corazón, humilde, contrito, sumiso, dispuesto a mortificar todo pecado, y a caminar en la vida nueva. Este arrepentimiento está relacionado con la fe salvadora en Cristo y con un interés en su expiación. Hay una gran diferencia entre esta tristeza de buena clase y la tristeza del mundo. Se mencionan los felices frutos del arrepentimiento verdadero. Donde el corazón está cambiado, serán cambiadas la vida y las acciones. Produjo indignación con el pecado, consigo mismo, con el tentador y sus instrumentos. Produjo temor para velar y un cauto temor del pecado. Produjo deseo de ser reconciliados con Dios. Produjo celo por el deber y contra el pecado. Produjo venganza contra el pecado y contra la propia necedad de ellos, mediante esfuerzos por satisfacer los daños ocasionados. La humildad profunda antes Dios, el odio de todo pecado, con fe en Cristo, el nuevo corazón y la vida nueva, constituyen el arrepentimiento para salvación. Que el Señor lo conceda a cada uno de nosotros.


Vv. 12-16.El apóstol no se decepcionó por ellos, lo que dijo a Tito, y pudo declarar, con gozo, la confianza que tenía en ellos para el tiempo venidero. Véase aquí los deberes del pastor y de su rebaño; estos deben alivianar los problemas del oficio pastoral, por medio del respeto y la obediencia; el primero debe dar una respuesta adecuada por medio del cuidado hacia ellos, y con su preocupación por ellos y su aprecio por el rebaño con testimonios de satisfacción, gozo y ternura.



Biblia - Luis Alonso Schökel y Juan Mateos

Luis Alonso Schökel y Juan Mateos, 1975 ©, Editada por Ediciones Cristiandad.

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit




Anuncios