x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Zacarías 12

1. Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho:

2. He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén.

3. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.

4. En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; mas sobre la casa de Judá abriré mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera.

5. Y los capitanes de Judá dirán en su corazón: Tienen fuerza los habitantes de Jerusalén en Jehová de los ejércitos, su Dios.

6. En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén.

7. Y librará Jehová las tiendas de Judá primero, para que la gloria de la casa de David y del habitante de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá.

8. En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos.

9. Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén.

10. Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito.

11. En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido.

12. Y la tierra lamentará, cada linaje aparte; los descendientes de la casa de David por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de la casa de Natán por sí, y sus mujeres por sí;

13. los descendientes de la casa de Leví por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de Simei por sí, y sus mujeres por sí;

14. todos los otros linajes, cada uno por sí, y sus mujeres por sí.

×
Zacarías 12

Vv. 1-8.He aquí una predicción divina que será una carga pesada para todos los enemigos de la Iglesia, pero es para Israel: para su consuelo y beneficio. Se predice que Dios hará locos los consejos y debilitará el valor de los enemigos de la Iglesia. El significado exacto no está claro, pero Dios suele empezar por llamar al pobre y despreciado; en aquel día hasta el más débil se parecerá a David, y será eminente en valor y en toda cosa buena. Sin duda, es deseable que los ejemplos y las labores de los cristianos los hagan arder como incendio en el bosque, como antorcha en la paja, para encender la llama del amor divino, para difundir la religión a diestra y siniestra.


Vv. 9-14.El día del cual se habla aquí es el día de la defensa y liberación de Jerusalén, ese día glorioso en que Dios se manifestará para la salvación de su pueblo. En la primera venida de Cristo, Él aplastó la cabeza de la serpiente, y rompió todos los poderes de las tinieblas que peleaban contra el reino de Dios entre los hombres. En su segunda venida completará su destrucción cuando derribe a todo rey, principados y potestades enemigos; la misma muerte será sorbida en victoria. El Espíritu Santo es bondadoso y misericordioso, Autor de toda gracia y santidad. También es el Espíritu de súplicas y muestra a los hombres su ignorancia, carencia, culpa, desgracia y peligro. En la época aquí anunciada a los judíos sabrán quién era el Jesús crucificado; entonces, por fe lo mirarán a Él y se lamentarán con la pena más profunda, no sólo en público, sino en privado y hasta cada uno por separado. Hay un lamento santo, efecto del derramamiento del Espíritu; un lamento es un fruto del Espíritu de gracia, una prueba de la obra de la gracia en el alma, y del Espíritu de súplicas. Se cumple en todos los que se entristecen santamente por el pecado; ellos miran a Cristo crucificado y lamentan por Él. Mirar por fe a la cruz de Cristo nos hará lamentar el pecado de manera santa.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit



Anuncios