x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry

Proverbios 8

1. ¿No clama la sabiduría, Y da su voz la inteligencia?

2. En las alturas junto al camino, A las encrucijadas de las veredas se para;

3. En el lugar de las puertas, a la entrada de la ciudad, A la entrada de las puertas da voces:

4. Oh hombres, a vosotros clamo; Dirijo mi voz a los hijos de los hombres.

5. Entended, oh simples, discreción; Y vosotros, necios, entrad en cordura.

6. Oíd, porque hablaré cosas excelentes, Y abriré mis labios para cosas rectas.

7. Porque mi boca hablará verdad, Y la impiedad abominan mis labios.

8. Justas son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida.

9. Todas ellas son rectas al que entiende, Y razonables a los que han hallado sabiduría.

10. Recibid mi enseñanza, y no plata; Y ciencia antes que el oro escogido.

11. Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.

12. Yo, la sabiduría, habito con la cordura, Y hallo la ciencia de los consejos.

13. El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.

14. Conmigo está el consejo y el buen juicio; Yo soy la inteligencia; mío es el poder.

15. Por mí reinan los reyes, Y los príncipes determinan justicia.

16. Por mí dominan los príncipes, Y todos los gobernadores juzgan la tierra.

17. Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.

18. Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas, y justicia.

19. Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; Y mi rédito mejor que la plata escogida.

20. Por vereda de justicia guiaré, Por en medio de sendas de juicio,

21. Para hacer que los que me aman tengan su heredad, Y que yo llene sus tesoros.

22. Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo, antes de sus obras.

23. Eternamente tuve el principado, desde el principio, Antes de la tierra.

24. Antes de los abismos fui engendrada; Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas.

25. Antes que los montes fuesen formados, Antes de los collados, ya había sido yo engendrada;

26. No había aún hecho la tierra, ni los campos, Ni el principio del polvo del mundo.

27. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo;

28. Cuando afirmaba los cielos arriba, Cuando afirmaba las fuentes del abismo;

29. Cuando ponía al mar su estatuto, Para que las aguas no traspasasen su mandamiento; Cuando establecía los fundamentos de la tierra,

30. Con él estaba yo ordenándolo todo, Y era su delicia de día en día, Teniendo solaz delante de él en todo tiempo.

31. Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

32. Ahora, pues, hijos, oídme, Y bienaventurados los que guardan mis caminos.

33. Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis.

34. Bienaventurado el hombre que me escucha, Velando a mis puertas cada día, Aguardando a los postes de mis puertas.

35. Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová.

36. Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; Todos los que me aborrecen aman la muerte.

×

Proverbios 8

Vv. 1-11.La voluntad de Dios se da a conocer por las obras de la creación, y por las conciencias de los hombres, pero más claramente por Moisés y los profetas. La dificultad principal es lograr que los hombres atiendan la instrucción. Sin embargo, atender las palabras de Cristo guiará al más ignorante al conocimiento salvífico de la verdad. Donde hay un corazón entendido y voluntad para recibir la verdad en amor, se valora la sabiduría más que la plata y el oro.


Vv. 12-21.Aquí la sabiduría es Cristo en quien están todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento; es Cristo en la palabra y Cristo en el corazón; no sólo se trata que Cristo sea revelado a nosotros sino que Cristo sea revelado en nosotros. Toda prudencia y destreza son del Señor. A través de la redención por la preciosa sangre de Cristo abundan las riquezas de su gracia en toda sabiduría y prudencia. El hombre encontró muchas invenciones para su ruina; Dios encontró uno para nuestra recuperación. Él aborrece el orgullo y la arrogancia, los malos caminos y la conversación pervertida; estos hacen que los hombres no quieran oír sus instrucciones santas, vivificadoras y humildes. La religión verdadera da a los hombres el mejor consejo en todos los casos difíciles, y les ayuda a simplificar su camino. Su sabiduría hace verdaderamente felices a todos los que la reciben en el amor de Cristo Jesús. Buscadlo a Él temprano, buscadlo fervorosamente, buscadlo antes de cualquier otra cosa. Cristo nunca dijo busca en vano. Los que aman a Cristo son los que han visto su cualidad de ser amado y han tenido su amor derramado en sus corazones; por tanto, son bienaventurados. Serán bienaventurados en este mundo o, en aquel que supera toda comparación. La riqueza obtenida por vanidad pronto disminuirá, pero la que es bien obtenida durará mucho; y la que se gasta bien en obras de piedad y caridad, será perdurable. Si no tienen riquezas ni honor en este mundo, tendrán lo que es infinitamente mejor. Serán dichosos en la gracia de Dios. Cristo, por su Espíritu, guía a los creyentes a toda la verdad y, así, los guía en el camino de la justicia, y ellos andan conforme al Espíritu. También serán dichosos en la gloria de Dios, en el más allá. En las promesas de la Sabiduría, los creyentes tienen bienes atesorados, no para días y años, sino para la eternidad; por tanto, su fruto es mejor que el oro.


Vv. 22-31.El Hijo de Dios declara que Él mismo participó en la creación del mundo. ¡Cuán capaz, cuán apto es el Hijo de Dios para ser el Salvador del mundo, si fue el Creador de éste! El Hijo de Dios fue ordenado para esa gran obra antes de la fundación del mundo. ¿Se deleita en salvar a los pecadores miserables, y nosotros no nos deleitaremos en su salvación?


Vv. 32-36.Ciertamente debemos escuchar la voz de Cristo con la prontitud de los niños. Seamos todos sabios y no rechacemos esa misericordia. Benditos son los que oyen la voz del Salvador y esperan en Él con lectura, meditación y oración diaria. Los hijos del mundo encuentran tiempo para diversiones vanas, sin descuidar lo que ellos consideran cosa necesaria. ¿No se demuestra desprecio de las instrucciones de la Sabiduría cuando la gente que profesa santidad, busca excusas para descuidar los medios de gracia? Cristo es Sabiduría y Él es Vida para todos los creyentes; no podemos obtener el favor de Dios a menos que hallemos a Cristo y seamos hallados en Él. Se engañan los que ofenden a Cristo; el pecado es malo para el alma. Los pecadores mueren porque quieren morir, lo que justifica a Dios cuando Él juzga.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit