x

Bibliatodo Comentarios

Anuncios


Comentario Bíblico de Matthew Henry

Proverbios 5

1. Hijo mío, está atento a mi sabiduría, Y a mi inteligencia inclina tu oído,

2. Para que guardes consejo, Y tus labios conserven la ciencia.

3. Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite;

4. Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos.

5. Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol.

6. Sus caminos son inestables; no los conocerás, Si no considerares el camino de vida.

7. Ahora pues, hijos, oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca.

8. Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa;

9. Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel;

10. No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño;

11. Y gimas al final, Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo,

12. Y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión;

13. No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído!

14. Casi en todo mal he estado, En medio de la sociedad y de la congregación.

15. Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo.

16. ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas?

17. Sean para ti solo, Y no para los extraños contigo.

18. Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud,

19. Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre.

20. ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?

21. Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas.

22. Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado.

23. El morirá por falta de corrección, Y errará por lo inmenso de su locura.

×

Proverbios 5

Vv. 1-14.Salomón advierte a todos los jóvenes, como si fueran sus hijos, que se abstengan de las lujurias carnales. Algunos, por la mujer adúltera, entienden aquí la idolatría, la doctrina falsa, que tiende a descarriar las mentes y los modales de los hombres, pero el criterio directo es advertir de los pecados contra el séptimo mandamiento. A menudo estos han sido, y aún son, el método de Satanás para alejar a los hombres de la adoración a Dios para llevarlos a una religión falsa. Considérese cuán fatales son las consecuencias; ¡cuán amargo el fruto! Elimínelo, porque hiere. Conduce a los tormentos del infierno. La tendencia directa de este pecado es la destrucción de cuerpo y alma. Debemos evitar cuidadosamente todo lo que signifique dar un paso en esa dirección. Los que han de ser resguardados del daño deben mantenerse fuera del camino del daño. Si nos metemos en tentación, nos burlamos de Dios cuando oramos, No nos metas en tentación. ¡Cuántos males acompañan a este pecado! Destruye la reputación; desperdicia el tiempo; arruina el patrimonio; es nocivo para la salud; llena la mente con horror. Aunque en el momento estés feliz, tarde o temprano traerá dolor. El pecador convicto se reprocha, y no excusa su necedad. Por los actos frecuentes de pecado, sus hábitos se arraigan y confirman. Por un milagro de misericordia, el arrepentimiento verdadero puede evitar las espantosas consecuencias de tales pecados, pero esto no es frecuente; son muchos más los que mueren como han vivido. ¡Lo que puede expresar el caso del pecador que se arruina a sí mismo en el mundo eterno, soportando el remordimiento de su conciencia!


Vv. 15-23.El matrimonio legal es un medio que Dios ha designado para resguardar de estos vicios destructores. Pero no estamos adecuadamente unidos si no atendemos a la palabra de Dios, buscando su dirección y bendición, y actuando con afecto. Acordaos siempre que aunque los pecados secretos puedan escapar de los ojos de nuestros congéneres, no obstante los caminos del hombre están ante los ojos del Señor que no solamente los ve, sino pondera todas sus andanzas. Los que son tan necios que escogen el camino del pecado, son justamente dejados por Dios a sí mismos para que sigan adelante por el camino que lleva a la destrucción.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit




Anuncios