- Anuncios -
x

Bibliatodo Comentarios


Comentario Bíblico de Matthew Henry
Proverbios 17

1. Mejor es un bocado seco, y en paz, Que casa de contiendas llena de provisiones.

2. El siervo prudente se enseñoreará del hijo que deshonra, Y con los hermanos compartirá la herencia.

3. El crisol para la plata, y la hornaza para el oro; Pero Jehová prueba los corazones.

4. El malo está atento al labio inicuo; Y el mentiroso escucha la lengua detractora.

5. El que escarnece al pobre afrenta a su Hacedor; Y el que se alegra de la calamidad no quedará sin castigo.

6. Corona de los viejos son los nietos, Y la honra de los hijos, sus padres.

7. No conviene al necio la altilocuencia; ¡Cuánto menos al príncipe el labio mentiroso!

8. Piedra preciosa es el soborno para el que lo practica; Adondequiera que se vuelve, halla prosperidad.

9. El que cubre la falta busca amistad; Mas el que la divulga, aparta al amigo.

10. La reprensión aprovecha al entendido, Más que cien azotes al necio.

11. El rebelde no busca sino el mal, Y mensajero cruel será enviado contra él.

12. Mejor es encontrarse con una osa a la cual han robado sus cachorros, Que con un fatuo en su necedad.

13. El que da mal por bien, No se apartará el mal de su casa.

14. El que comienza la discordia es como quien suelta las aguas; Deja, pues, la contienda, antes que se enrede.

15. El que justifica al impío, y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová.

16. ¿De qué sirve el precio en la mano del necio para comprar sabiduría, No teniendo entendimiento?

17. En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.

18. El hombre falto de entendimiento presta fianzas, Y sale por fiador en presencia de su amigo.

19. El que ama la disputa, ama la transgresión; Y el que abre demasiado la puerta busca su ruina.

20. El perverso de corazón nunca hallará el bien, Y el que revuelve con su lengua caerá en el mal.

21. El que engendra al insensato, para su tristeza lo engendra; Y el padre del necio no se alegrará.

22. El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.

23. El impío toma soborno del seno Para pervertir las sendas de la justicia.

24. En el rostro del entendido aparece la sabiduría; Mas los ojos del necio vagan hasta el extremo de la tierra.

25. El hijo necio es pesadumbre de su padre, Y amargura a la que lo dio a luz.

26. Ciertamente no es bueno condenar al justo, Ni herir a los nobles que hacen lo recto.

27. El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido.

28. Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.

×
Proverbios 17

V. 1.Estas palabras recomiendan el amor y la paz familiar como necesarias para el bienestar de la vida humana.


V. 2.El siervo sabio es más merecedor que el hijo dispendioso y es más probable que parezca uno de la familia.


V. 3.Dios prueba el corazón por la aflicción. Así ha demostrado a menudo el pecado remanente en el corazón del creyente.


V. 4.Los aduladores, especialmente los falsos maestros, son bienvenidos para quienes viven en pecado.


V. 5.Los que se ríen de la pobreza tratan con desdén a la providencia y los preceptos de Dios.


V. 6.Honor para los hijos es tener padres piadosos y sabios que siguen con ellos, aun después de haber crecido y haberse establecido en el mundo.


V. 7.El necio de los Proverbios de Salomón representa al impío, al cual no corresponde discurso excelente porque su conversación lo contradice.


V. 8.Los que ponen en el dinero su corazón, harán cualquier cosa por tenerlo. ¡Qué influencia deben tener las dádivas de Dios en nuestro corazón!


V. 9.La manera de conservar la paz es sacar lo mejor de todo: no fijarse en lo que se ha dicho o hecho contra nosotros.


V. 10.La reprensión suave entrará no sólo en la cabeza del sabio sino en su corazón.


V. 11.Satanás, y los mensajeros de Satanás, quedarán libres ante el impío.


V. 12.Vigilemos nuestras pasiones y evitemos la compañía de hombres furiosos.


V. 13.Devolver mal por bien es diabólico. El que hace eso acarrea maldición a su familia.


V. 14.¡Qué peligro hay en el comienzo de la discordia! Resiste sus primeros indicios, y de ser posible, apártate antes de empezar.


V. 15.Ofende a Dios exonerar al culpable o condenar a los inocentes.


V. 16.La negligencia del hombre en cuanto al favor de Dios y su propio interés, es muy absurda.


V. 17.Ningún cambio de las circunstancias externas debe abatir el afecto por nuestras amistades o parientes. Pero ningún amigo, salvo Cristo, merece confianza ilimitada. Este texto recibió, y aún recibe, su más glorioso cumplimiento en Él.


V. 18.Que nadie haga mal a su familia. Cristo al hacerse fiador de los hombres es una muestra glorioso de la sabiduría divina, porque Él pudo cancelar la deuda.


V. 19.Si queremos mantener la conciencia limpia y la mente en paz, debemos evitar todas las incitaciones a la ira. El hombre que pretende un estilo de vida por encima de sus medios, va camino a la ruina.


V. 20.Nada se obtiene con malas intenciones. Muchos han pagado caro por una lengua desenfrenada.


V. 21.Esto habla muy simplemente que muchos hombres sabios y buenos sienten con mucha intensidad cuán penoso es tener un hijo necio e impío.


V. 22.Gran misericordia es que Dios nos permita estar contentos y que cause nuestro contentamiento, si por su gracia nos da corazón para estar contentos.


V. 23.El impío está listo para separarse de su dinero, aunque lo ama, para no tener que sufrir por su delito.


V. 24.El hombre prudente tiene siempre presente la palabra de Dios. Pero el necio no puede fijar sus pensamientos ni perseguir ningún propósito con constancia.


V. 25.Los hijos malos desprecian la autoridad de su padre y la ternura de su madre.


V. 26.Muy malo es encontrar culpa en el cumplimiento del deber.


Vv. 27, 28.El hombre se demuestra sabio por el buen temperamento de su mente y por el buen gobierno de su lengua. Es cuidadoso cuando habla, para hablar conforme al propósito. Dios conoce su corazón y la necedad que está allí ligada; por tanto no puede ser engañado en su juicio como suelen serlo los hombres.



Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1960 by American Bible Society

Comentario Bíblico de Matthew Henry

Autor: Matthew Henry, Traducido al castellano por Francisco la Cueva, Copyright © Spanish House Ministries | Unilit